PEÑAROL

Un rugido de campeón

A los 93’ “La Fiera” Maximiliano Rodríguez le dio el Torneo Clausura a Peñarol, que se aseguró un lugar en la definición del Uruguayo y quedó como líder de la Tabla Anual.

Peñarol con la copa del CLausura
Los jugadores de Peñarol celebran la obtención del título de campeón del Torneo Clausura tras vencer a Progreso por 1 a 0 en el CDS. Foto: Marcelo Bonjour.

Cuando a los 89 minutos Maxi Rodríguez dejó de cara al gol a Lucas Viatri y el disparo del argentino se fue por arriba del travesaño, todos los hinchas de Peñarol en el Campeón del Siglo quedaron con las manos en la cabeza, el grito de gol atragantado y una sensación común: no era la noche.

El nuevo estadio, que se había vestido de fiesta para ver al equipo salir campeón por primera vez entre sus muros, pareció apagarse, pero los 11 aurinegros que estaban adentro no dejaron que ello ocurriera.

Habían sido 30 (sí, 30) los disparos que había ejecutado el carbonero, de los cuales 18 habían terminado en las manos, los brazos, el cuerpo y hasta la cara de Sebastián Fuentes, el arquero de Progreso que se transformó en la enorme figura de la noche. Él (y la falta de puntería, porque 11 tiros fueron afuera y 1 había dado en el palo) fue la explicación de que Peñarol llegara al minuto 93 de partido sin haber conseguido el gol que mereció largamente desde el primer tiempo.

Era inexplicable que el equipo de Diego López no estuviera ganando a esa altura cuando había sido el neto dominador del trámite, el que había tenido la mayor cantidad de situaciones de gol, el que había llevado el peso del ataque, el que había encontrado una avenida para prodigarse por la derecha, el que prácticamente no había sufrido situaciones de peligro (la más clara fue a los 86’ un cabezazo de Facundo Labandeira que Kevin Dawson sacó en gran volada), el que ganó constantemente el espacio aéreo de las dos áreas y el que ganaba casi todos los duelos individuales, excepto el que sostuvieron todos con el arquero rival.

Peñarol fue inteligente para atacar, solidario para defender sólido en la contención. Volvió a ser titular “Walter Gargano” y cumplió con su despliegue, aunque entregó mal algunas pelotas y se fue fundido a los 70’. Faltaron el “Cebolla” Rodríguez y el “Toro” Fernández, dos piezas clave en la ofensiva, pero el equipo no lo sintió, porque generó una enorme cantidad de situaciones de peligro. El problema estuvo en no embocarle al arco o bien en acertarle demasiado al lugar en donde estaba Fuentes.

Los cambios que metió “Memo” López tampoco parecían aportar claridad en la definición, porque Ignacio Lores falló disparos y entregas y tomó malas decisiones, y si bien Maxi le dio más de explosión al equipo con sus pases punzantes, había fallado aquella del palo a los 77’ cuando el arquero ya estaba vencido.

Sin embargo, nada de bajar los brazos. Peñarol siguió yendo y creyendo, aunque las señales eran que no era la noche. Los fantasmas se cernían sobre el CDS y flotaba la preocupación de tener que definir el Clausura en el Franzini ante Defensor. Pero no estaba todo dicho.

El “Lolo” Estoyanoff (ayer capitán) metió un gran enganche en el área, encontró solo a Maxi Rodríguez y la “Fiera” la mandó a guardar a los 93’. Gol, triunfo, título y derecho a definir del Uruguayo... Y sí, ¡a lo Peñarol!

El aurinegro pasó a liderar la Tabla Anual

La victoria le dio bastante más que el Clausura a Peñarol: le permitió quedar dos puntos arriba en la Tabla Anual, poniendo la presión ahora a Nacional, que debe ganarle a Atenas hoy en Maldonado para volver a lo más alto de la acumulada. Ello provoca además que el tricolor no pueda coronarse hoy mismo en la Anual y deba definirla en la última fecha. Y si de la acumulada se habla, para Progreso puede haber sido letal la derrota de ayer, porque si River Plate vence hoy a Liverpool, lo dejará sin Sudamericana, a la que por cierto clasificó Wanderers con la derrota del Gaucho.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)