AURINEGROS

La rotación le terminó jugando una mala pasada a Peñarol en el 2020

Los puntos que dejó Peñarol con equipos alternativos son casi los que tiene de diferencia en la Tabla Anual.

Mario Saralegui en el duelo entre Danubio y Peñarol. Foto: Marcelo Bonjour.
Mario Saralegui en el duelo entre Danubio y Peñarol. Foto: Marcelo Bonjour.

Rotar o no rotar los jugadores. Es una de las grandes incógnitas de los entrenadores del fútbol mundial y en Uruguay no es la excepción. El hecho de guardar jugadores a veces puede tener consecuencias graves y perder puntos, o hasta títulos, son algunas de ellas.

La estrategia de apostar por un equipo alternativo puede salir bien, el problema es cuando no termina teniendo los resultados deseados y eso fue lo que terminó ocurriendo en Peñarol porque los partidos en los que Mario Saralegui apostó a jugar con futbolistas que no son habituales titulares no le fue bien en el Campeonato Uruguayo y el juego por el que se guardó los titulares tampoco tuvo buen resultado.

Primera.

El 12 de septiembre, Peñarol enfrentó a Montevideo City Torque por la fecha 12 del Torneo Apertura tres días antes de jugar un duelo clave ante Colo Colo, en Santiago por la Copa Libertadores.

Para enfrentar a los ciudadanos, Saralegui sorprendió con el equipo que mandó a la cancha y que de los habituales titulares solo tenía al arquero Kevin Dawson.

Juan Acosta, Robert Herrera, Enzo Martínez, Rodrigo Abascal; Cristian Bravo, Krisztián Vadócz, Agustín Álvarez Wallace, Matías de los Santos; Denis Olivera y Nicolás Franco acompañaron esa tarde al arquero coloniense.

Peñarol prácticamente no pateó al arco en un 0-0 grande que lo hizo seguir perdiendo pie en el certamen teniendo en cuenta que había cosechado el mismo resultado ante River Plate.

Le tocó el turno de viajar a Chile y la rotación no ayudó. Peñarol enfrentó al Cacique y pese a que empezó en ventaja gracias al gol de Facundo Pellistri terminó perdiendo 2-1 y desaprovechando una buena posibilidad de sumar en el exterior.

Segunda.

El 17 de octubre, Peñarol asumía la primera fecha del Torneo Intermedio. Su rival era River Plate en el Campeón del Siglo y pocas horas después se jugaba la clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores ante Athletico Paranaense.

En aquella tarde, el entrenador alineó a Thiago Cardozo; Juan Acosta, Robert Herrera, Rodrigo Abascal, Mathías Pintos; Kevin Lewis, Krisztián Vadócz, Agustín Álvarez Wallace, Matías de los Santos; Sergio Núñez y Matías Britos.

Peñarol cayó 2-1 ante el conjunto darsenero y mejoró en el momento que el entrenador metió mano y puso desde el banco a jugadores de mayor experiencia y que solían ser titulares.

El esfuerzo no dio frutos porque si bien le ganó a Athletico Paranaense, quedó eliminado de la Copa Libertadores.

Tercera.

La segunda fecha del Intermedio lo enfrentó a Defensor Sporting y la postura fue la misma: equipo alternativo.

Si bien jugaron algunos como Dawson, Formiliano, Kagelmacher, Giovanni González, Piquerez, Gargano y Trindade, Peñarol puso suplentes en el ataque y una vez más el riesgo en la ofensiva fue casi nulo.

Cayó 2-1 y una vez más cambió cuando Saralegui puso cuatro titulares de una al inicio del segundo tiempo.

Pocos días después, la misma historia en lo internacional: empate 1-1 ante Vélez Sarsfield y eliminación de la Copa Sudamericana.

Ocho puntos dejó Peñarol en esos tres juegos y hoy la diferencia con Nacional en la Anual es de siete. ¿Equipos mixtos eran la solución? Con el diario del lunes, tal vez sí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados