NACIONAL

Rompiendo los esquemas

Gutiérrez puso un primer equipo con Guzmán Corujo y Pablo García. 

Corujo
Guzmán Corujo en el entrenamiento de ayer realizando ejercicios con pelota. FOTO: Gerardo Pérez. 

Recién fue el primer trabajo con un esbozo de equipo y es verdad que hay algunos futbolistas que están lesionados, pero lo expuesto ayer por Álvaro Gutiérrez en el entrenamiento entregó algunas señales.

El “Guti” paró a Esteban Conde; Agustín Sant’Anna, Guzmán Corujo, Rafael García, Matías Viña; Joaquín Arzura, Mathías Cardacio; Pablo García, Rodrigo Amaral, Gonzalo Castro y Gonzalo Bergessio.

Hay dos cosas que rompen los ojos respecto a lo que normalmente venía colocando Eduardo Domínguez. Son las presencias de Guzmán Corujo y de Pablo García.

El zaguero hace diez meses se lesionó de los ligamentos cruzados, fue operado y le costó más de lo previsto su vuelta a las canchas. Venía intensificando los trabajos junto al joven preparador físico Nicolás Maidana y el DT argentino ya tenía la intención de ir mechándolo, pero sólo le dio el tiempo para llevarlo al banco de suplentes contra Danubio.

Ayer el “Guti” lo puso con los titulares y se movió por la derecha, volcando a Rafael García a la izquierda, donde ya ha jugado alguna vez (por ejemplo, cuando hizo dupla con Rodrigo Erramuspe el semestre pasado) y no es un lugar desconocido para él.

Corujo lógicamente viene con falta de fútbol, pero donde logre encontrar el nivel de los primeros meses del 2018, evidentemente le dará grandes réditos a Nacional, más aún en un sector de la cancha donde el tricolor viene fallando y no le encuentra la vuelta en el Apertura. En tal sentido, al menos en las primeras intenciones, Marcos Angeleri quedó algo más relegado.

En tanto, Pablo García es un jugador que todavía no ha debutado y que le puede aportar velocidad y técnica por el sector derecho del ataque. Hasta ahora sólo había viajado a Venezuela para jugar contra Zamora, pero no tuvo minutos.

Pablo García
García. Fue la gran novedad de Gutiérrez. FOTO: Gerardo Pérez.  


En los últimos partidos, en ese sector de la cancha había jugado Felipe Carballo y otra variante es la de Brian Ocampo, además de Matías Zunino, que está desgarrado y empieza a perder terreno.

La presencia de Rodrigo Amaral en el equipo no sorprende, aunque tuvo una floja actuación en el segundo tiempo de la derrota con Danubio.

Igualmente da la sensación que, estando bien, el puesto es de Santiago Rodríguez. En ese sector de la cancha también está desgarrado Lorenzetti.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)