EN EL CENTENARIO

Burián fue más que un "Cachorro"

El arquero fue responsable de que River y Colón igualen sin goles.

Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

Que fue parejo es verdad. Que Colón fue superior en el primer tiempo, también. De todas maneras, si hay un responsable de que los más de 7.500 hinchas de Colón que llegaron a Uruguay no se fueran enojados por una derrota y por la mojadura que se agarraron, fue Leonardo Burián.

El juego de la pasada jornada no descubrió nada porque es sabido que el “Cachorro” es un arquero muy destacado y que por algo se encuentra en un fútbol tan competitivo como el argentino, pero si alguien tenía dudas de sus condiciones las mostró por completo en el Estadio Centenario.

Y eso que el partido no comenzó del todo bien para el arquero uruguayo que defiende al equipo de Santa Fe porque un pelotazo largo de Nicolás Rodríguez casi se le cuela por encima cuando el viento jugó su partido y movió la pelota para donde quiso.

A esa altura, Colón había contado con las posibilidades más claras porque Esparza, tras una gran jugada personal, intentó tirar un centro que se cerró y pegó en el vertical derecho de Gastón Olveira y el “Pulga” Rodríguez casi cumple con eso de “dos cabezazos en el área son gol” luego de recibir la pelota de Ortíz y tocar ante la salida del guardameta darsenero que mandó al córner.

El primer tiempo se fue con muy poco peligro y más insinuaciones que otra cosa, pero en el complemento fue cuando River mostró su mejor faceta y terminó convirtiendo a Leonardo Burián en la gran figura de la noche.

Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

El darsenero no encontraba la pelota, pero sí las chances más propicias de gol. Colón se hacía dueño del esférico, pero Sebastián Píriz estuvo muy cerca de poner la apertura luego de un cabezazo de pique al suelo que tomó vuelo. Burián se estiró cuan largo es para despejar la pelota por encima del horizontal y mantener el cero en su arco.

Lo mismo iba a hacer pocos minutos más tarde cuando Luis Urruti se escapó en velocidad y remató fuerte. Aunque fue hacia donde estaba el arquero la pelota no era fácil por encontrarse mojada al igual que el campo de juego por la incesante lluvia que cayó durante toda la noche.

Aunque la mejor atajada de la noche fue la que tuvo a los 81’ cuando en el campo ya se encontraban Juan Manuel Olivera y Matías Alonso. Este último mandó el centro que el “Flaco” cabeceó, Burián no solo sacó abajo sino que cuando la pelota se metía estiró el pie izquierdo para sacar la pelota que luego un compañero suyo mandó al córner.

Era su noche. Era la noche del “Cachorro” y River Plate la padeció. Es cierto que empató jugando como local, pero el antecedente más inmediato deja a los darseneros agazapados y a los santafesinos alerta.

El 0-0 también se dio en Montevideo en la llave frente a Santos y en el Pacaembú los dirigidos por Jorge Giordano lograron la clasificación.

Ahora deberán visitar el Cementerio de los Elefantes y aunque el estadio será una caldera, las chances de clasificación están intactas, River Plate lo sabe y Colón también.

Primer tiempo:

Empate sin goles gigante en el Estadio Centenario. Lo más interesante de los primeros 45' fue observar la gran cantidad de público que trajo Colón de Santa Fe para el duelo ante River Plate, pero de fútbol poco y nada.

Dentro de un partido chato y en el que el clima jugó su propio partido, Esparza tuvo la primera chance más cerca al gol y fue para la visita. De hecho, la jugada fue prácticamente de casualidad porque un centro suyo terminó pegando en el vertical derecho de Olveira y se marchó.

Hay que tener en cuenta que pese a las pocas chances de gol, fueron los sabaleros quienes estuvieron más cerca de abrir el marcador porque pocos minutos más tarde un centro encontró a Ortíz y un cabezazo de este al "Pulga" Rodríguez que la peinó y con lo justo pudo despejar Olveira.

Para el local, la más clara también fue casi de casualidad y tuvo la complicidad del viento porque un tiro libre muy lejano de Nicolás Rodríguez tomó un efecto extraño y casi se le cuela por arriba a Burián que con un manotazo mandó la pelota al tiro de esquina.

Segundo tiempo:

La tónica del complemento fue similar. Trámite cansino, sin muchas chances de gol y por momentos muy aburrido. Todo hasta que River Plate se animó a ir en busca del tanto de la apertura.

Los últimos 15 minutos fueron completamente favorables a los darseneros que aunque no consiguieron marcar la diferencia en el marcador al menos mostraron otra imagen.

Si los de Giordano no terminaron encontrando el gol fue gracias a Leonardo Burián que sacó tres pelotas muy complicadas y que le permitieron a Colón viajar a Argentina sin goles recibidos.

La primera a Sebastián Píriz luego de un cabezazo certero del mediocampista que picó y tomó vuelo, el mismo vuelo que tuvo Burián para mandar la pelota al córner.

Minutos más tarde, fue a Urruti a quien le contuvo un remate potente y que iba venenoso por el estado del campo de juego. De todas maneras, la mejor fue la última cuando tras un tiro de esquina y un cabezazo de Juan Manuel Olivera atajó abajo y sacó con el pie la pelota de la línea.

Serie abierta y aunque River Plate deberá definir de visitante, Colón deberá tener cuidado para que no le suceda lo que ya le pasó a Santos. El darsenero está agazapado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)