MUNDIAL DE CLUBES

River tiene rival: el equipo local, que goleó y quiere final

El Al-Ain, último campeón del fútbol de Emiratos Árabes Unidos, venía de superar al campeón de Oceanía por penales y este sábado venció 3-0 al Espérance de Tunis, el campeón de África para llegar a las semifinales contra el "Millo" del próximo martes.

Esprance De Tunis vs. Al Ain - Mundial de Clubes
VEA EL VIDEO: Esprance De Tunis vs. Al Ain - Mundial de Clubes

River ya tiene rival en el Mundial de Clubes . Será Al Ain FC -el equipo local-, el próximo martes a las 20.30 de esta ciudad (13.30 de Uruguay), que goleó 3 a 0 al Esperance Sportive, de Túnez, en un partido muy entretenido.

Finalmente apareció el clima futbolero en Al Ain. Se lo extrañaba, en una ciudad que maneja sus ritmos, que desconoce del frenético ritmo que tiene, por caso, la Buenos Aires de River Plate. Que lo único que va rápido aquí es el tránsito, que a pesar de la velocidad respeta, y mucho, las normas.

Cantan, alientan y gritan sin parar los seguidores del campeón de África, que a su repertorio le agregan una canción habitual en suelo argentino. Con ritmo del "River Plate, River Plate", muy parecido al "Dale Bo, Dale Bo", pero al estilo tunecino. Con bombos y bengalas también, a pesar de que están prohibidas.

Cantan, alientan y gritan los fanáticos del equipo local. No siempre. Sólo por momentos dejan su comodidad como espectadores, que sentados dan la imagen de una zona del estadio vacía por sus vestimentas típicas, en su gran mayoría blancas. Los más fervorosos se ubican detrás del arco donde su equipo anotó los dos primeros goles (Mohamed Ahmed, de cabeza, a los 2, y Hussein El Shahat a los 16, tras una muy buena jugada colectiva que culminó con un elegante amague y una definición de derecha, al segundo palo). Desde allí levantan a los demás, en más de una ocasión al ritmo de "We Will Rock You", uno de los himnos de Queen. Diez minutos antes del pitazo final practicaron, en árabe, las estrofas del popularizado "Decime que se siente", consecuencia directa de la globalización y de tener YouTube a solo un clic.

Tendrá que estar muy atento el equipo de Marcelo Gallardo. Enfocarse bien desde el primer instante y no menospreciar a un rival al que en cualquier otro contexto le ganaría sin sobresaltos y por goleada, pero que aquí puede incomodarlo.Que jamás se da por vencido, como demostró en el partido estreno donde remontó un 0-3 frente al Wellington neozelandés y ganó por penales.

Hay una realidad. Después de jugar en el Santiago Bernabéu, contra Boca y con una Copa Libertadores de por medio, ningún escenario del mundo puede condicionar al Millonario. Ninguno. Pero claro, justamente aquella gesta, el inevitable riesgo de relajarse y al mismo tiempo proyectar e imaginar antes de tiempo una hipotética final con Real Madrid en Abu Dhabi lo puede desconcentrar.

En lo futbolístico, Al Ain es un conjunto muy intenso, pero a la vez demasiado ingenuo. El que maneja todo es su capitán, Ismail Ahmed, voz de mando desde la zaga central. Su constante presión y el rápido gol en ventaja le permitió jugar más cómodo, parado de contragolpe. Así llegó el tercero, administrado por su número 43, Rayan Yaslem, quien encaró hacia adentro y poco antes de la medialuna del área abrió la jugada hacia su izquierda, por donde ingresaba el brasileño Caio, quien desbordó, echó el centro atrás y Bandar Mohammed solo tuvo que empujarla a la red. Juegan rápido. Tocan y descargan bien. Son prolijos. Y, quizás lo más peligroso, no tienen absolutamente nada que perder. La esperanza árabe dejó en el camino a la esperanza tunecina.

River, presente en el estadio con toda su delegación, seguramente se llevó anotado todo lo bueno y todo lo malo que evidencia este equipo blanco. El primero al que enfrentará en este Mundial de Clubes. Con la cabeza enfocada en el martes, pero con la gran ilusión depositada en el sábado. En Abu Dhabi. En la gran final. Y en otro rival de este mismo color.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)