EN EL SAROLDI

Olveira volvió a vestirse de superhéroe para que River sea el nuevo líder de la Serie A

Al arquero darsenero solo le falta la capa, porque volar ya lo hace y contiene los balazos. Fue la gran explicación de la victoria sobre Peñarol y llevar a su equipo a lo más alto en la tabla. Otras razones fueron el gol del juvenil Matías Arezo y la ineficacia ofensiva del aurinegro.

River Plate vs. Peñarol
Gastón Olveira fue el dueño de la pelota. Foto: Marcelo Bonjour.

Primer tiempo.

Efectividad pura. Eso tuvo River Plate en los primeros 45 minutos y por allí debe explicarse por qué se fue al descanso en ventaja 1-0. Peñarol tuvo más la pelota, se plantó en cancha rival durante la primera media hora, transformó al arquero Gastón Olveira en figura al obligarlo a tres grandes tapadas ante Luis Acevedo, Agustín Canobbio y Lucas Viatri (de gran tijera), pero dejó pasar su momento y fue fatal.

River llegó menos; bastante menos. Lo hizo en dos ocasiones y en la primera logró el gol. Matías De los Santos perdió un balón en la salida aurinegra y el chico Matías Arezo, de solo 16 años, sacó rápidamente un disparo cruzado que se metió contra el palo para el 1-0.

River Plate vs. Peñarol
El festejo de los jugadores de River luego del 1-0 marcado por Arezo. Foto: Marcelo Bonjour

Enseguida el darsenero pudo aumentar con un cabezazo de Juan Manuel Olivera que contuvo Kevin Dawson y Peñarol trató de reaccionar, pero no concretó. Olveira es gran responsable de ello, porque el aurinegro hizo el fútbol y los méritos como para anotar, pero el arquero rival se lo impidió.

Segundo tiempo.

Los equipos regresaron para disputar el complemento bastante más aplacados. El partido ya no tuvo el mismo ritmo del primero y era ciertamente lógico, porque la intensidad había sido mucha. Esto le cayó mejor a River, porque ya no fue tan asediado.

Peñarol tuvo la pelota, pero no claridad. Tampoco fue tan incisivo por las bandas, sino que el juego se hizo más de mediocampo y por ende se entreveró. En base a ello, Gustavo López decidió meter mano en el equipo: Gastón Rodríguez y Walter Gargano a la cancha para tratar de recuperar la explosión perdida. Pero no hubo caso.

River Plate vs. Peñarol
Martínez, Formiliano y Estoyanoff con el gesto de desazón. Foto: Marcelo Bonjour

Como hace una semana ante Nacional, Olveira volvió a ser una muralla. Como si fuera un superhéroe al que solo le falta la capa, voló para sacar un balazo de Canobbio desde dentro del área para mandar el balón por sobre el travesaño.

Así, River se llevó los tres puntos, que le valen ser el único líder de la Serie A y quedar dependiendo de sí mismo para llegar a la final del Intermedio. Lo conseguirá si el fin de semana vence a Danubio en Jardines. Peñarol tiene que ganar el clásico y esperar un traspié darsenero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)