EN EL SAROLDI

¡Qué bomba que es River Plate!

El darsenero no pudo haber terminado mejor el Apertura: con dos goleadas y en la última fecha suma los tres puntos sin jugar

Olivera
Juan Manuel Olivera fue la gran figura de River Plate. Foto: Marcelo Bonjour.

"¡Qué bomba, qué bomba, qué bomba que es River Plaaate!”. Antes del partido la voz de Jorge Nasser sonaba en los altoparlantes del Saroldi, como siempre. Pero hacía tiempo que el equipo de Tiscornia no era tan bomba como ayer, cuando goleó a Liverpool por 5 a 0.

River no podía haber finalizado mejor el Apertura: el fin de semana pasado goleó a Wanderers en el clásico del barrio 3 a 0 y ayer cantó lotería ante los negriazules, que venían haciendo buena campaña. Además, en la última fecha se asegura otros tres puntos en la tabla dado que le tocaba terminar con El Tanque.

El secreto de la goleada fue un equipo solidario que funciona como tal, que defiende bien con cuatro hombres en el fondo y un volante tapón, Deivis Barone, que se ha afianzado en su nueva función.

Juan Manuel Olivera es la única referencia en el ataque, pero a la hora de ofender se le suman cuatro o cinco compañeros. Olivera está muy bien acompañado por gente rápida y de buen pie como el “Ojito” Nicolás Rodríguez -que pasa por gran momento-, Martín Correa y Facundo Boné.

Juan Manuel Olivera, la figura del partido, abrió el camino para la goleada con un toque corto al recibir una pelota desde la izquierda, cuando apenas iban 14’ de juego.

A pesar de la conquista darsenera, el primer tiempo fue de ida y vuelta. Liverpool tenía la pelota, pero le faltaba profundidad. Por algo sus chances más claras fueron disparos de afuera del área. Además, la expulsión de Martín Alaniz antes de la media hora de juego condicionó a los negriazules.

El segundo gol llegó pasada la media hora: Agustín Ale recibió una pelota de Martín Correa y sacó un remate fuerte ante el cual nada pudo hacer Bava. Antes de irse al descanso, Olivera tuvo dos chances claras y Nicolás Rodríguez otra, pero Bava no les dejó gritar gol.

El segundo tiempo arrancó igual. Martín Correa se perdió el tercero al inicio. Bava salió a taparle el tiro y Gabrielli la sacó en la línea.

Olivera habilitó a Facundo Boné, que anotó el tercero con un tiro cruzado. A esa altura River era un ballet y solo se esperaban más goles. Para complicar aun más a Liverpool, Núñez también vio la roja.

El equipo local se aprovechó de los dos hombres de menos del rival y anotó dos goles más. Nicolás Rodríguez la pico tras una hermosa jugada colectiva y luego Martín Correa, con un remate cruzado, cantó lotería. Los hinchas pletóricos se fueron cantando: “¡Qué bomba, qué bomba, qué bomba que es River Plateeee!”. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º