TORNEO CLAUSURA

River Plate demostró, ante Wanderers, que lo del Intermedio no fue casualidad

El darsenero, finalista del Intermedio, se impuso 3-1 y llegó a 10 partidos sin derrotas en los 90'. Alonso, Arezo y Urruti anotaron ante un Wanderers que estrenó a Alfredo Arias como DT.

River Plate vs. Wanderers
Píriz le cierra el camino a Albarracín. Foto: Gerardo Pérez

En todo el mundo hay equipos que luego de un buen torneo suelen tener un bajón, pero River Plate parece no ser uno de ellos. Después del gran Intermedio que disputó, comenzó el Clausura de forma arrolladora y en un duelo especial por la disputa del clásico del barrio ante Wanderers, al que venció 3-1.

Recién había comenzado el partido y el darsenero ya mostraba cierta superioridad, sobre todo en la tenencia de la pelota. Fue así que cuando iban cinco minutos el equipo local se puso en ventaja en una conexión de los que fueron los mejores en el equipo de Jorge Fossati. Luis Urruti habilitó a Arezo y el botija desbordó para mandar la pelota al área y encontrar a Alonso, que con un toque corto mandó la pelota a la red.

Mejor inicio imposible para el darsenero, aunque sí fue posible. Porque a los 15’, River Plate ya ganaba 2-0.

Luis Urruti se escapó en velocidad y complicó toda la tarde, para sacarse a varios hombres de arriba e internarse dentro del área para definir entre las piernas de Ignacio De Arruabarrena y salir a festejar el segundo.

Mazazo para Wanderers que no encontró en ningún momento durante el primer tiempo las vías para complicar a Gastón Olveira, que prácticamente no tocó el esférico.

Pese a la diferencia, River Plate no aflojaba y la presencia de Diego Vicente en el doble cinco le daba más fútbol al equipo darsenero, lo que también generaba ocasiones de gol, pero el tercero no llegó tras una gran jugada, sino luego de un grosero error de Colombino.

El mediocampista quiso salir jugando desde el fondo y no hizo más que perderla y que Arezo la robe. El juvenil, con el arco entre ceja y ceja, encaró, miró y remató fuerte para vencer al arquero bohemio y así sentenciar el partido antes del final del primer tiempo.

El complemento estuvo de más. River se refugió y jugó al contragolpe, mientras que Wanderers tuvo la pelota pero no supo qué hacer con ella. Pese a esto, encontró el descuento por intermedio de Riolfo, pero de poco alcanzó y River comenzó con el pie derecho.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)