COPA LIBERTADORES

De River Plate a Boca Juniors

El "Polillita" Ruben Da Silva, quien vistió las dos gloriosas camisetas, habló del histórico clásico y recordó cuando se trepaba a los alambrados en la vecina orilla celebrando sus goles en los dos grandes

santa tecla
"Polillita". Ruben Da Silva en El Salvador, donde dirigió al Santa Tecla.

Tras ser Campeón Uruguayo con Danubio por primera vez en la historia del club de la Curva de Maroñas en 1988, Ruben Da Silva pasó a River Plate de Argentina. Jugó del ‘89 al ‘91 y se fue a Europa. Luego de jugar en Italia y España, regresó al equipo millonario.

Tras su segunda etapa en River Plate pasó a Boca, algo que no es para muchos jugadores. Desde El Salvador, donde dirigió al Santa Tecla y llegó la final del torneo, el “Polillita” se refirió al clásico que se jugará el sábado por la final de la Libertadores y recordó las épocas en que se trepaba a los alambrados de la vecina orilla festejando sus goles en los dos grandes. Una costumbre que hizo propia en Danubio y que repitió en Argentina.

“La que se viene es una final histórica de la Copa, un partido que es casi imposible que algún día vuelva a repetirse. Los dos llegan en buen momento, con campañas muy parecidas, pero tienen que ratificarlo en esta final”, dijo Da Silva.

polillita river
Uruguayos. Ruben  Da Silva, vistiendo la camiseta de River Plate,  junto al "Manteca" Martínez que defendía a Boca. Foto: archivo El País.

“Pocos jugadores han tenido esa suerte de pasar de un grande al otro y yo fui uno de ellos. Fue una experiencia única. Recuerdo que me decían que me iban a matar, pero nunca tuve ningún problema en la calle ni en ningún lado. Eso sí, cuando fui a jugar a la cancha de River, todo el estadio se acordaba de mi mamá. Pero son cosas que pasan en el fútbol”, contó sobre su pase a Boca.

Con River Plate, “Polillita” fue campeón argentino en 1990 y goleador del torneo Clausura en 1993. Sin embargo, aseguró que los millonarios no ocupan un lugar mayor en su corazón. Lo tiene dividido de cara a la final de la Libertadores.

“Es cierto que en River Plate quedé en la historia como un uruguayo más que pasó por ahí y salió goleador y porque fui campeón, pero los dos clubes fueron importantes y en mi vida me marcaron, aunque de distinta manera. No es fácil jugar en ninguno de los dos. Son diferentes, en River Plate quieren que ganes jugando bien, que avasalles al rival y le hagas cinco o seis goles. En Boca, en cambio, festejan más si ganás en la hora y con un gol con la mano. El hincha de Boca quiere eso. Es un poco como pasa con Nacional y Peñarol en Uruguay. Me imagino que en Peñarol deben estar contentos por la forma en que ganaron el otro día”.

Jugó varios clásicos, pero a la hora de elegir se queda con uno con cada equipo; los que ganó y donde anotó. “Los dos fueron en cancha de River. Con River ganamos 2 a 0 y con Boca 4 a 1. Parece que me gustaba más el Monumental, je”, contó. Habló de algunos de sus compañeros. “En los dos había muy buenos jugadores. En River ya venían asomando el ‘Muñeco’ Gallardo y el ‘Burrito’ Ortega. Y en Boca jugué con Márcico y el ‘Beto’ Acosta”, dijo quien también fue compañero en el xeneize de Sergio Martínez y Marcelo Tejera.

Con respecto a su excompañero Gallardo, lo ve muy bien como entrenador. “Creo que no se le puede discutir nada. Ha sido muy inteligente para manejar River, que no es fácil. Es gran candidato para la selección argentina. Y si gana la final de la Libertadores, más”.

“Polillita” no ocultó que le encantaría ir a ver la final. “Yo lo viví de adentro, pero a veces no te das cuenta de la dimensión con que lo viven los hinchas. Debe ser hermoso, más en este partido tan histórico. No sé si en la Champions veremos un partido así”, finalizó quien le desea a Nández, Olaza y Mayada, que están donde él estuvo, que disfruten del momento.

alambrado
Xeneize. Ruben "Polillita" Da Silva celebrando un gol en Boca. 
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)