FÚTBOL Y PANDEMIA

Riquelme y su hijo pueden ir a juicio por violar la cuarentena para ir al clásico

El joven volvió del viaje de egresados a México y al otro día fue visto en un palco de la Bombonera.

Riquelme
Juan Román Riquelme, ex ídolo de Boca y hoy dirigente del club.

El antiguo ídolo y hoy dirigente de Boca Juniors, Juan Román Riquelme, así como su hijo Agustín, están bajo investigación judicial en Argentina y podrían ir a juicio por violar la cuarentena para ir a ver a su equipo en el anterior clásico contra River Plate, informó el diario La Nación.

La fiscal Celsa Ramírez, funcionaria a cargo de la Fiscalía de Eventos Masivos del Ministerio Público de Buenos Aires, firmó ayer la elevación a juicio de la causa donde Riquelme y su hijo están imputados por haber violado el artículo 205 del Código Penal, que establece penas de entre seis meses y dos años de cárcel para quien incumple las medidas adoptadas por las autoridades “para impedir la introducción o propagación de una epidemia”, en este caso el coronavirus.

El hecho que dio origen a la investigación ocurrió el 14 de marzo pasado, cuando las imágenes de la transmisión oficial del superclásico, que terminó 1 a 1, mostraron a Agustín Riquelme en uno de los palcos de la Bombonera junto a su padre.

A partir de la reconstrucción del hecho realizada por los investigadores judiciales se determinó que el hijo de Riquelme, de 18 años, había ingresado a Argentina el día anterior al partido, luego de realizar un viaje a México por el fin de curso de su grupo de educación secundaria.

De los viajeros, al menos 40 se contagiaron de coronavirus. El joven debía realizar una cuarentena obligatoria de diez días, exigencia legal que no habría cumplido, y en vez de eso concurrió a la Bombonera a un evento masivo que, por cuestiones sanitarias, se disputó sin público.

Padre e hijo fueron citados a prestar declaración indagatoria. Según fuentes judiciales, en la audiencia los imputados presentaron escritos donde explicaron porque, según su visión, no había cometido delito alguno.

Como padre e hijo no tienen antecedentes penales pueden pedir la suspensión del juicio a prueba, trámite judicial más conocido como probation, y, a cambio, hacer tareas comunitarias u algún otra medida que disponga la Justicia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error