PEÑAROL

Respeto al libreto, la premisa de López

El aurinegro le hizo frente a Liga de Quito en la altura y el equipo siempre fue fiel a una idea de juego.

Agustín Canobbio
Canobbio comenzó por derecha, pero como siempre cayó por ambas bandas. Foto: AFP

Si hay algo que los jugadores y el cuerpo técnico de Peñarol no pueden reprocharse tras el debut con derrota en la fase de grupos de la Copa Libertadores en Quito, es el estilo de juego del equipo.

Diego López apostó a una idea desde que llegó al club y, en medio de algunos altibajos, la fue trabajando, creyendo que ese era el camino a seguir. Los futbolistas jugaron su papel y se comprometieron.

El equipo volvió a ser campeón del Uruguayo con un estilo definido. El buen ambiente entre los jugadores, el pedido del “Memo” al Consejo Directivo de mantener el plantel bicampeón y el juego que el equipo despliega en la cancha comenzaron a ser rasgos distintivos de un club que hoy goza de unidad en todos sus estamentos y que entendió que ese era el camino. Y de cara a una nueva participación en la Copa Libertadores, las líneas no cambiaron.

Se vino una nueva temporada. Peñarol llegó al debut ante Liga con cuatro partidos oficiales (uno por la Supercopa Uruguaya y tres por el Apertura) y el cuerpo técnico nunca se apartó de su idea.

Tampoco cambió pensando en un juego que además de ser ante un duro rival, tenía otro ingrediente: la altura.

Jugando a 2.800 metros de altura, Peñarol fue fiel a su estilo y más allá de que tomó recaudos a la hora de defenderse, supo salir jugando como lo hace en el plano local y generar peligro sobre el arco rival.

El 4-4-2 solamente tuvo cambios de nombres en la delantera, con la apuesta a Gastón Rodríguez (exjugador de Liga que ya sabía lo que era jugar en la altura) y a Luis Acevedo, quien ya había mostrado muy buenas condiciones.

El buen trato de pelota, salir jugando desde el fondo, no abusar del pelotazo y desbordar por las bandas son los aspectos que definen el juego aurinegro en la actualidad y el jueves en Quito se pudo ver algo de eso en varios pasajes del encuentro.

Sin dudas que aún tiene cosas para mejorar, es cierto, pero el “Memo” no apeló a sistemas que no suele usar para jugar como visitante en la altura de Quito y su libreto nunca quedó de lado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)