ARGENTINA

Tras rescindir contrato con Boca, ¿Gago se retira o busca tranquilidad?

El mediocampista busca paz para recuperarse pero no quiere que su última imagen sea saliendo lesionado en la final con River.

Fernando gago en Boca. Foto: La Nación.
Fernando gago en Boca. Foto: La Nación.

El futuro de Fernando Gago es una incógnita. Hasta el momento, lo único que se sabe públicamente es que está por rescindir su contrato con Boca. Pero, ¿seguirá jugando? ¿Se repondrá anímicamente para que su última foto como futbolista no sea yéndose lesionado en la final de la Copa Libertadores ante River, en Madrid? Y si es así, ¿dónde lo hará? ¿O ya imagina su futuro como DT? ¿Qué sensaciones viajan por la mente del N° 5 hoy?

Por lo pronto, con su decisión de interrumpir el contrato que lo unía con Boca hasta junio de 2020, Gago pretende encontrar lo que viene buscando desde hace varios meses: paz. Considera muy necesario transitar con la mayor tranquilidad posible este cuarto proceso de prolongada inactividad en igual cantidad de años, como consecuencia de las graves lesiones que sufrió. Y, para eso, lo primero que pensó fue que sostener el vínculo contractual con el club en el que se inició y logró 9 títulos resultaba contraproducente.

Aunque todavía restan detalles para que se haga efectiva esa desvinculación, ninguna de las partes involucradas imagina un escenario en el cual esas pequeñas diferencias no se resuelvan. De hecho, mientras se define esta situación Gago lleva adelante su recuperación de manera privada, por afuera del Departamento médico de la institución.

Con su jugada, el objetivo del Nº 5 es salir del radar azul y oro por completo. Evitar que su nombre sea foco de cuestionamientos. Que no se especule más acerca de cuánto le falta para volver a jugar, si estará o no en óptimas condiciones físicas de seguir jugando en la alta competencia, de que se plantee una vez más un escenario de posible retiro que no pasa por su cabeza, o que incluso se siga repitiendo que cobra un sueldo elevado (el segundo más alto del plantel, solo por debajo de Carlos Tevez) pese a haber jugado apenas 57 partidos en los últimos tres años. Quizás sin proponérselo, tampoco quiere que se lo utilice para criticar la gestión de Daniel Angelici , al fin y al cabo el que aceptó firmarle un contrato por tres años a pesar de las dos roturas del tendón de Aquiles izquierdo que había sufrido al momento de la renovación, en marzo de 2017.

Nicolás Burdisso, director deportivo de Boca, se manifestó en sintonía con esta decisión de Gago. "De nuestra parte, hacia él no hay más que estima como futbolista y persona –sobre todo porque fui compañero suyo muchos años–. Ahora es importante que esté tranquilo, se recupere y que no esté ligado a que la gente de Boca lo esté esperando o que tenga que volver al equipo", sostuvo hace unos días.

Además, el exzaguero fue quien confirmó que, por iniciativa del volante, hace tres semanas comenzaron las reuniones entre su representante, Marcelo Lombilla, y Angelici, con el objetivo de acordar la desvinculación en buenos términos. "Yo hablé sobre lo deportivo y me mencionó sus ganas de recuperarse y no tener compromisos con nadie, pensar solo en rehabilitarse y después decidir qué hacer sobre su futuro", resumió Burdisso.

"Es inexplicable la mala suerte que tuvo Fernando, sobre todo en estos últimos años. Pocas veces vi un futbolista tan profesional como él", le cuenta a La Nación alguien que comparte horas con el plantel xeneize desde hace décadas. Y agrega: "Cuando no se entrenaba, estaba mejorando su físico en el gimnasio. Y si no, se ponía a mirar los partidos para analizar cada jugada y ver la manera de corregir los errores que se habían cometido. Es una lástima que se vaya así de Boca. Al fin y al cabo, las cuatro veces que se rompió fue defendiendo esta camiseta o la de la selección argentina."

La conexión Vélez.

El jueves 7 de febrero, casi a la par del anuncio de rescisión del contrato de Gago con Boca, comenzó a cobrar fuerza la posibilidad de que el volante se incorpore a Vélez , ya sea como futbolista o como integrante del cuerpo técnico que lidera Gabriel Heinze.

Son varios los puntos que nutren esta conexión. Por un lado, la relación entre Pintita y el Gringo es fraternal. Y no solo por haber compartido vestuarios en la selección argentina, en la Roma y en el Real Madrid. Por el otro, desde el círculo íntimo del futbolista le reconocen a La Nación que Gago se siente en deuda con el club de Liniers: "En 2013 fue Vélez el que lo fue a buscar a Europa, cuando estaba colgado en Valencia, y lo trajo de nuevo a la Argentina. Fernando considera que físicamente no estuvo a la altura de una institución que fue muy generosa con él", cuenta un allegado al mediocampista. Las estadísticas son elocuentes: con la V azulada en el pecho y el Nº 8 en su dorsal, en aquel semestre apenas disputó 8 partidos y marcó un gol, de tiro libre.

Igual, la versión sorprendió a todos en Liniers, donde no se hicieron eco del rumor. Por esos días, el manager Pablo Cavallero declaró en La Oral Deportiva (Radio Rivadavia): "Con Heinze no hablé el tema de Gago, pero estaría buenísimo poder tener a un jugador como él en el cuerpo técnico. Si está la posibilidad, el club debería aprovechar la oportunidad de contar con un jugador con la experiencia de Fernando. Él conoce mucho el paladar del hincha de Vélez y lo que necesita el equipo. Ojalá se dé", se ilusionó. En tanto, Heinze habló en conferencia de prensa y fue tajante: "Con Gago me une una linda amistad, de mucho cariño. Pero nunca hablé con él de todo lo que se ha dicho, que es absolutamente falso". Casi las mismas palabras utiliza una persona muy cercana al volante ante la consulta de La Nación: "No hay nada de nada. En estos momentos lo único que quiere es estar tranquilo y curarse, rodeado de su familia". Y eso hace. Hace unas semanas, por ejemplo, se mostró en una de las gradas del Buenos Aires Lawn Tennis Club, viendo el Argentina Open junto a su esposa, la ex tenista Gisela Dulko.

Mientras aguarda que se oficialice la desvinculación con Boca (algo que se resolverá más temprano que tarde), Gago enfoca toda su energía en recuperarse. Por él y por su familia. Y una vez que deje atrás la rotura de su tendón de Aquiles derecho, analizará qué hacer con su vida profesional. Verá si a los 33 años sigue vistiendo shorts y botines, o si cruza la línea de cal y se prueba la camisa y los zapatos, para comenzar a transitar su camino como director técnico, algo que también lo apasiona, para lo cual se viene preparando desde hace varios años y que, inevitablemente, está escrito en su futuro cercano, ya sea en unos meses o en unos años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)