COPA SUDAMERICANA

Se renovó la ilusión

Nacional resurgió con fútbol, goles ganas y mucho corazón.

Jorge Fucile y Gonzalo Bergessio en el partido de Nacional

Hay que dejar la vida en la cancha, hay que jugar con el corazón, esta hinchada que te alienta se merece ser campeón”. Mientras el Gran Parque Central es una caldera, los jugadores de Nacional sudan la camiseta para lograr el objetivo: dar vuelta el 3-1 de la ida para clasificar a cuartos de final de la Copa Sudamericana.

Y todo comenzó bien. Desde el pitazo inicial de Wilmar Roldán, el equipo de Alexander Medina sabía que empezaba el partido más importante del semestre.

Al fútbol había que ponerle ganas y corazón. Los jugadores lo entendieron desde el primer minuto, dominando a un rival al que pasaron por arriba.

Y esa superioridad tricolor fue inmensa. Tan inmensa que a los 10’, Nacional se puso en ventaja con un gol de Matías Zunino, quien apareció por el segundo palo para definir solo y hacer delirar a los hinchas.

De ahí en más empezó otro partido. El tricolor proponiendo el fútbol, generando situaciones de peligro, desbordando por las bandas y superando deportiva y anímicamente a un San Lorenzo totalmente desconocido.

El aliento se hacía sentir y jugaba su papel mientras Esteban Conde era un espectador más porque la propuesta de Nacional mantenía al “Ciclón” muy lejos del arco tricolor.

Sin peso ofensivo, San Lorenzo comenzaba lentamente a despedirse de la ilusión copera porque a los 36’, el capitán Nicolás Blandi, quien había llegado entre algodones a este partido, tuvo que salir lesionado. Y ahí comenzaron los errores azulgranas. El primero fue una decisión técnica. Cuando todos pensaban que el sustituto de Blandi era Adolfo Gaich, el otro “9” de área, el “Pampa” mandó a la cancha a Alexis Castro, un volante mixto.

San Lorenzo le dijo adiós al ataque y mientras tanto, Nacional seguía creciendo. En la primera parte y después del gol, generó cuatro situaciones claras como para aumentar el marcador con Gonzalo Castro como gran protagonista del accionar ofensivo.

Pero había que esperar al segundo tiempo para ver el gol más importante, ese que llegó a los 54’, tras un largo envío de Santiago Romero desde su campo a espaldas de los zagueros azulgranas para que Gonzalo Bergessio ganara la posición y definiera notable ante la salida de Nicolás Navarro para poner el 2-0.

Objetivo cumplido. Ese resultado clasificaba a Nacional a cuartos de final. Y con sufrimiento mediante, el tricolor supo defender la ventaja, cumplió en su casa y ante toda su gente para resurgir futbolística y anímicamente ganando un partido importantísimo que le renueva la ilusión, porque el sueño de la Sudamericana está más vivo que nunca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)