PEÑAROL

Renata le trajo suerte

Urretaviscaya entró por primera vez con su hija a la cancha y fue figura en el triunfo de Peñarol.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Papito. Jonathan está orgulloso con su hija Renata. Foto: Ariel Colmegna.

Es el jugador diferente de Peñarol. El que llegó con cabeza europea desde el fútbol portugués. Ya lo demostró en el Tróccoli, en el debut del equipo de Pablo Bengoechea en el Torneo Clausura. Y ayer volvió a ser desequilibrante.

Faltaba más de una hora para el inicio del partido frente a Juventud y "Urreta" disfrutaba en la platea con Renata, su hija de cuatro meses, en brazos. Ella es una de las razones de la madurez que hoy muestra el futbolista. "Hoy entro con ella por primera vez", contó contento.

Cuando llegó la hora de salir al campo, la pequeña dormía. Ya llevaba la camiseta de Peñarol puesta, unas gomitas amarillas en el pelo y algodones en los oídos para nos asustarse con el recibimiento de la hinchada. Pero se despertó justito para hacer feliz a su papá.

Velocidad, desbordes, diagonales, explosión, cambios de ritmo. Jonathan hace todo bien, no necesita suerte porque condiciones le sobran, pero ayer anotó sus dos primeros goles en su tercer regreso a Peñarol y quizás Renata tuvo algo que ver en el asunto. El primer gol de "Urreta" llegó a los 24 minutos, cuando Peñarol sufría porque Juventud había tenido cuatro chances de abrir el marcador. Se fue derecho al arco a toda velocidad, hizo una pared con Zalayeta y se la picó a Carini para darle tranquilidad a su equipo.

Luego fue él quien tiró la pelota al área para Facundo Rodríguez, que terminó en el penal que Pacheco convirtió en el segundo gol mirasol.

En el segundo tiempo la pelota no pasó tanto por el ex Pacos de Ferreira luso y Peñarol volvió a sufrir con Juventud. Cuando se la dieron hizo de las suyas: le dio gran pase a Zalayeta que no terminó en gol porque Carini tapó bien.

Y luego marcó el cuarto gol. Sin egoísmo, quiso devolverle la pelota a Luis Aguiar, pero dio en un rival y regresó a sus pies, entonces con un tiro bajo concretó la goleada. El "Profesor" no pudo hacer otra cosa que aplaudirlo.

"Esto recién empieza, tenemos que seguir mejorando. No podemos sufrir tanto", dijo Urreta tras el partido. "Juventud tiene muy buenos jugadores, va a hacer un buen torneo", agregó con humildad.

Peñarol tenía que ganar para aprovechar el traspié que había sufrido Nacional frente a Sud América y lo hizo. Volvió a a ganar y es líder del Clausura. Urretaviscaya y su hijita Renata tuvieron mucho que ver con la goleada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)