DE VOLEA

El regreso de los espíritus coperos

DANIEL ROSA

DANIEL ROSA

Parque Central espléndido y repleto; la hinchada que empezó a alentar temprano y nunca paró; el partido ríspido, de pierna fuerte. Fue una verdadera noche de copa, alimentada obviamente porque Nacional tenía como rival a otro grande de América como San Lorenzo. Hace algunos años, cuando los equipos uruguayos aún eran habituales protagonistas en las instancias decisivas de las copas, este entorno era normal, pero la realidad deportiva ha cambiado y también las costumbres. Por eso resulta tan agradable vivirlo otra vez. Pero no solo eso, sino que se volvió a ver a un conjunto uruguayo como los de antes, porque Nacional puso en el campo todo el peso de su historia y linaje. Y acá hay un mérito enorme de Alexander Medina, que nos ganó a todos, porque no hubo quien no frunciera el ceño al enterarse que Rolín, Zunino y Barcia serían titulares y que Sebastián Fernández, por ejemplo, iba al banco. El “Cacique” sabía lo que hacía y eso es quizás lo más rescatable: su convicción. Esa que le transmitió a todo el equipo para que los espíritus de noches coperas fueran a cada pelota junto a los 11 tricolores para mantener vivo el sueño.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º