NACIONAL

El regreso de un campeón

En su vuelta al club, Álvaro Gutiérrez tuvo su influencia sobre los hinchas y los futbolistas

Álvaro Gutiérrez en su vuelta a Nacional. Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez

Pasaron casi dos años para que Álvaro Gutiérrez se volviera a presentar en el Gran Parque Central. Su última vez habái sido el 5 de junio de 2015 contra Tacuarembó, por la última fecha del Campeonato Uruguayo que terminaría ganando nueve días después en el Centenario al vencer 3-2 a Peñarol.

Los hinchas albos, esperanzados con la vuelta de, querido “Guti”, acompañaron en gran número y le demostraron su cariño al último entrenador de un campeonato largo en el club (en 2016 fue el Especial de seis meses) y el que inició la racha en los clásicos de cuatro años sin derrotas (10 juegos sin perder en cancha, con un undécimo si se tiene en cuenta el clásico suspendido).

Álvaro Gutiérrez en su vuelta a Nacional. Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez

El aprecio desde la tribuna al “nuevo” entrenador se vio desde el inicio con la salida del plantel a cancha y al final cuando el “¡bieeen Guti!” se escuchaba en repetidas veces.

Pero toda esa demostración también se explicaba por la situación deportiva actual y la esperanza puesta sobre él, con el recuerdo de los 42 puntos sobre 45 posible en el Apertura 2014 que realizó este mismo cuerpo técnico. Gutiérrez llegó para cambiar el rumbo y así lo comenzó a hacer ayer: desde las variantes en el equipo hasta su forma de dirigir con el partido en transcurso.

La tranquilidad con la que vivió el encuentro adentro del área técnica fue con la que Nacional jugó adentro. “Hoy vi a un grupo con un poquito más de tranquilidad”, admitió el presidente José Decurnex a Ovación luego de la victoria. Y así se lo vio a Gutiérrez, con pequeñas indicaciones a sus jugadores en alguna pelota quieta y en cada festejo de gol, sobre todo a Rafa García o a Felipe Carvalho.

También con muchos aplausos a sus dirigidos en jugadas puntuales: a Amaral por un tiro de afuera y por amagar a dos jugadores al borde del área; y a Conde al contener con seguridad un tiro libre esquinado de Luis Aguiar.

Álvaro Gutiérrez en su vuelta a Nacional. Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez

Esa misma efusividad fue con la que celebró el 2-0, con los puños cerrados y el grito “¡Nacional nomá’!”, mientras miraba a su ayudante Mario Picún.

Al realizar cada variante se acercó a cada uno de los reemplazados para un choque de manos y un cortito “¡bien, bien!”, junto a un golpecito abajo de la espalda.

Con el final del partido nuevamente tuvo su gesto con los jugadores al acercarse a la mitad de la cancha a saludarlos uno por uno.

Nacional ganó por primera vez en el Apertura, comenzó a recortar distancia con la cima y tiene la conciencia que el Campeonato Uruguayo es largo y la esperanza puesta en su “nuevo” entrenador.

Guti fue cercano con los jugadores

El entrenador festejó con alegría un nuevo arranque con triunfo, al igual que lo hizo en el debut del interinato de 2014 (3-1 vs. Cerro en el Tróccoli) y en el arranque del Uruguayo 2014-2015 (5-2 vs. Defensor) que lo coronó como campeón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)