Manyas y violetas

Recuerdos de otra final

“La gente del grande influye”, dijo el "Pato" Carlos Aguilera; “los jugadores de Peñarol tienen derecho a dos golpes”, afirmó por su parte Heber Silva Cantera. Los dos recordaron la primera definición entre aurinegros y violetas

Silva Cantera
Aguilera se va al ataque y Silva Cantera  intenta detenerlo. Fue en 1994. Foto: Archivo El País.

P eñarol y Defensor Sporting. Defensor Sporting y Peñarol. Esta tarde volverán a verse las caras en una final por el Campeonato Uruguayo. Lo que ya han hecho en otras oportunidades: 1994, 1997, 2008 y 2013. Con tres victorias para los aurinegros y una, la del 2008, para los violetas.

En 1994 se inauguraba la modalidad de dos torneos cortos por temporada: Apertura y Clausura. Defensor Sporting ganó el torneo Apertura y Peñarol el Clausura. Los equipos dirigidos por Juan Ahuntchain y Gregorio Pérez respectivamente jugaron tres finales. Las dos primeras fueron empates: ambas terminaron 1 a 1. Y la tercera la ganaron los carboneros con goles de Danilo Baltierra y Darío Silva, aunque habían comenzado ganando los violetas con tanto de Guillermo Almada.

Dos protagonistas de aquellas primeras finales entre carboneros y violetas, Carlos Aguilera y Heber Silva Cantera, las recordaron para Ovación. Además, compartieron su opinión sobre lo que sucedió el miércoles pasado y lo que puede pasar hay a las 19 horas en el estadio Centenario.

“El segundo gol lo hizo Darío Silva de cabeza y me salvó porque yo erré como cinco goles. El arquero Arbiza se atajó todo. Me achicó un par de veces. Quedé dos veces mano a mano con él y la tiré para arriba. Y era difícil que yo errara los goles, pero no era mi día”, recordó Carlos Aguilera.

“Al final di la vuelta abrazado con Darío porque me salvó. ‘Gracias Negro, me salvaste la vida’, le dije. Porque si hubiéramos perdido la culpa hubiese sido mía por todo lo que erré. No sé que me pasó yo no estaba acostumbrado a errar”, recordó el “Pato”.

“Aquellas finales fueron parecidas a estas. De mucho voltaje. Muy duras. Son finales, no se juega tanto buen fútbol, sino que son partidos con mucho corazón y mucha pasión. Me enojé mucho cuando perdimos la tercera final”, dijo por su parte, Heber Silva Cantera, el histórico volante que defendió a los violetas desde 1986 hasta 1998 y que fue Campeón Uruguayo en 1987.

“Es como digo siempre, el mejor jugador de los grandes es el criterio. El criterio que hace que las cosas que pasan dentro de la cancha siempre sean a favor de los grandes. Ha sido siempre así, pero algún día tendrá que cambiar. Si no, vamos a tener que competir por la Copa Libertadores y nos tendremos que olvidar de ser campeones. Podremos salir campeones por alguna equivocación de los grandes, si no es imposible. Yo no le tengo miedo a Peñarol, le tengo miedo al criterio. Son cosas que los entrenadores no pueden decir, pero alguien las tiene que decir”, agregó Silva Cantera.

“Para mí el gol del miércoles fue gol y no lo cobraron, pero además Corujo debió ser expulsado al principio por la falta sobre Cougo. Es fuerza excesiva, pero ahí está el criterio. En un partido anterior a nosotros nos echaron un jugador en los primeros minutos, ¿por qué a ellos no? Peñarol siempre tiene derecho a dos golpes, y los jugadores lo saben. Era así cuando yo jugaba y lo sigue siendo. Tienen ventaja sobre uno. Me lo decían los mismos árbitros”, enfatizó el exvolante.

“Si el miércoles Defensor no pudo ganar fue porque tuvo mala suerte. Jugó muy bien, Eduardo (Acevedo) lo planificó muy bien. Pero los goles que erró Defensor, en este tipo de finales se pagan y más contra un cuadro grande, contra Peñarol. Cuando pudo matar no lo hizo y si vos perdonás a un grande, después te empuja la gente. La hinchada empezó a empujar faltando diez minutos y Peñarol a meter pelotazos y a querer y a querer. La gente de un grande influye. Lo sé porque lo he vivido. Ganamos muchas veces de atrás, por el rol que cumplía la hinchada”, opinó Aguilera sobre lo que pasó el miércoles en el Centenario.

“Y Dawson hizo la atajada del partido, cuando le tapó al ‘Zorrito’ Suárez. Esa pelota fue fundamental, porque si hubieran pasado a ganar en el primer tiempo, jugando mejor como lo estaban haciendo, se hubiera complicado”.

Ambos exfutbolistas brindaron también su opinión sobre lo que puede suceder esta tarde en una nueva final por el título Uruguayo. “Lo veo complicado porque Defensor recibió un golpe tremendo. No es un tema futbolístico, sino anímico. No es que Defensor vaya a jugar mal, como no lo hizo el otro día. Jugó muy bien y fue increíble la forma en que se perdió ese partido. Seguramente trataron de levantar el ánimo durante estos días. Pero puede ganar, porque Defensor tiene armas”, analizó Silva Cantera.

“Puede no estar Cougo como no han estado otros jugadores, pero Defensor se la rebusca y tiene armas. Tiene que ganar, y allí entra a tallar la estrategia. En algún momento vamos a tener que salir con las naves en el segundo tiempo. Armas tenemos”, añadió Silva Cantera.

“Defensor es un gran equipo, e hizo un gran año. Cualquier equipo en otro campeonato, con esos puntos, ya hubiera sido campeón”, reconoció el “Patito”.

“El domingo se va a tener que jugar todo, porque no le queda otra y Peñarol puede sacar ventaja. Ojo, no creo que Defensor salga a buscar el partido desde el principio, porque si a Peñarol le jugás de igual a igual, tiene armas para matarte, con jugadores muy veloces. Creo que el partido se va a definir en la mitad de la cancha. Ya el otro día, Defensor le ganó la mitad de la cancha y el partido se inclinó mucho para ellos”, agregó Aguilera.

“Las finales siempre fueron muy duras. Con Defensor siempre fueron partidos duros. Defensor siempre fue de temer. En aquellas finales fuimos hasta el tercer partido y empezamos perdiendo. Y el gol de la victoria lo hicimos a tres minutos del final”, recordó.

“Era mi primer año, tras regresar de Italia. No estuve en el 93 y era el primer año del Quinquenio para mí. Fue mi primer semestre y me mató un poco la ansiedad. No tuve partidos buenos y esa final la sufri muchísimo, porque Defensor tenía muy buenos jugadores. Aparte del sistema de ellos de cortar y no permitir que el rival haga su juego, también jugaban muy bien. Y ahora pasa lo mismo”, finalizó Aguilera, quien hoy estará en el Centenario.

silva cantera

Un cartero todo corazón

Heber Silva Cantera, fue un volante todo corazón. Nació en Tacuarembó y comenzó a jugar en Fritsa. Luego defendió a Oriental de la Paz, y Rampla Juniors hasta pasar a Defensor, el equipo donde jugó 12 años y con el que fue Campeón Uruguayo en 1987. En forma paralela trabajó como cartero. Hoy sigue en el club, entrenando en  las divisiones formativas.

Aguilera

Un "Pato" rey de la definición

El “Patito” se puso ocho camisetas en su carrera, aunque repitió algunas, como las de los dos grandes. Se inició en River Plate. Su mejor momento fue en Italia, donde defendió a Genoa y Torino. Al regresar cumplió su sueño de vestir la aurinegra en el Quinquenio. Jugó dos Mundiales: 86 y 90

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)