EL CLÁSICO

Darío Silva: "Este clásico puede ser fatal para cualquiera de los dos"

El olimareño habló de la importancia de los delanteros para el partido entre Nacional y Peñarol. "Lo primordial es marcarle al tradicional rival. Es cuando te podés meter a la gente en el bolsillo".

dario
Darío Silva defendiendo a Peñarol y con la mirada fija en la pelota como siempre. Foto: archivo El País.

"El clásico es el partido más importante. Para un jugador es lo máximo: es cuando te podés meter al público en el bolsillo, o no”, afirmó Darío Silva desde Málaga, donde sigue viviendo, aunque no tardará en mudarse a Cádiz porque trabajará como ojeador de dicho equipo.

“Me transfirieron. Y ahora me voy para Cádiz”, bromeó haciendo referencia a que la última vez que dialogó con Ovación su propósito era llegar a presidir al Málaga, club al que supo defender durante cuatro temporadas.

“Lo de rendir examen en el clásico me pasó a mí y también a Marujo Otero en su momento. Que no lograba marcar y la gente lo tenía ahí, hasta que hizo un doblete contra Nacional y se puso a la gente en el bolsillo. Lo primordial es marcarle al tradicional rival, no importa si es en un amistoso o al Play Station. Como delantero te ganás a la gente si convertís goles, más en los clásicos. Nadie quiere perder un partido así”, dijo el exdelantero aurinegro.

“Yo por suerte ya venía dando la talla, haciendo goles a los otros clubes, pero lo más importante es marcar en un clásico. Se dice que ahí es que se ven los verdaderos jugadores”, agregó y aseguró que jugó siete clásicos y sólo perdió dos. “Me acuerdo de uno, jugaba Dely Valdés y nos dejó afuera de la Copa Libertadores antes de irse de Nacional. Pero en casi todos los demás me fue bien”, explicó y recordó entre sus goles clásicos uno que le anotó de cabeza a Jorge Seré. “Le salté y mi cabeza quedó entre sus manos. Él le reclamó al juez diciendo que era falta, pero no fue. El vino hacia mí”.

datos

Un tricampeón uruguayo

Darío Silva llego a Peñarol en 1993 desde Defensor Sporting. Integró el equipo aurinegro en los tres primeros años del Quinquenio. En 1994  Silva fue el máximo goleador del Campeonato Uruguayo con 19 conquistas.
Vistiendo la camiseta de Peñarol jugó 56 partidos y convirtió 35 goles.El olimareño disputó siete clásicos defendiendo a Peñarol: ganó cinco y perdió dos.
Fue campeón Uruguayo en tres oportunidades: 1993, 94 y 95. Y ganó la Copa Intertoto con el Málaga español.

Darío sabe que el clásico del domingo será singular debido a la falta de público en las tribunas. “Va a faltar el entorno, el empuje de los hinchas y puede llegar a ser peligroso para el jugador. Peligroso en el sentido que va a faltar lo de la hinchada que empuja mucho y ayuda. Eso es muy importante para un jugador, vayas ganando o perdiendo el público siempre te da una mano. Y eso es lo más bonito. Lo del domingo va a ser muy raro”.

Silva

Darío también teme por la falta de concentración y de fútbol que pueden llegar a tener los futbolistas tras un parate tan extenso. “Es totalmente diferente. Más en este momento, viniendo de un tiempo tan largo sin jugar. En Europa se está viendo un fútbol totalmente distinto. Falta dinámica. Por eso, creo que el clásico va a ser un partido atípico, puede suceder cualquier cosa. Por más que jugaron amistosos, todavía no hubo partidos oficiales. El clásico va a ser el primero. No hubo tiempo de corregir absolutamente nada. Este clásico puede ser fatal para cualquiera de los dos”, advirtió.

El olimareño está al tanto de lo que pasa en Uruguay y sabe cómo llegan los dos al domingo. “Con los amigos que hablo de ahí me dicen que los dos están un poco en dificultades. No están al 100% por lo que ha pasado, por la pandemia y todo eso. Es imposible estar al 100%, más en un partido como este. Ojalá que gane Peñarol aunque sea 1 a 0 y en el último minuto. Que entré Forlán y lo haga de cabeza igual”, finalizó Darío, siempre con su estilo bromista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados