El Análisis

Saber recorrer el camino

A Bengoechea le podrán decir que su equipo no juega en el nivel que quiere el hincha, que es irregular, inconsistente en la defensa, pero nadie reprochará la forma en que —con la espalda ancha que le brinda la idolatría del hincha— manejó con tranquilidad propia de los experientes y consagrados en su función, aunque esté aún lejos de eso.

LUIS EDUARDO INZAURRALDE

En enero, con retoques mínimos, porque el equipo lo armaron a mediados de 2014, perdió una pieza clave (Jonathan Rodríguez), reforzó el equipo con "Urreta" y Aguiar, y apostó al grupo que tenía. Reflotó a Leyes, a MacEachen. Planificó la pretemporada y no le tembló el pulso a la hora de encarar los clásicos de verano sabiendo que a los mejores, que estaban en una etapa en la que debían priorizar la preparación física por encima de cualquier otra instancia, los debía reservar para el debut en el torneo. Sumó experiencias y aprovechó momentos. Uno de los pocos errores que cometió fue apuntar a los jueces en las derrotas. No obstante, corrigió a tiempo y empezó a mirar para adentro. Al clásico llega líder y dependiendo de sí mismo. No es mucho para Peñarol; es un montón en tan poco tiempo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)