ENTREVISTA

Recoba y Alonso recorren el país en su nave solar

Dos ex jugadores que decidieron utilizar el poder del fútbol para servir a la sociedad con un programa educativo, social y cultural

Iván Alonso y Álvaro Recoba. Foto: Ariel Colmegna
VEA EL VIDEO: "Chino" recoba e Iván Alonso sobre ecocine

La idea de Ecocinema nació en las conversaciones que Iván Alonso y Álvaro Recoba mantenían cuando eran compañeros en Nacional. La necesidad de hacer algo por los niños en los barrios humildes, donde ellos se criaron, rondaba sus cabezas. El “Chino” ponía énfasis en la necesidad de dejar de quejarse y entrar en acción.

Ecocinema tiene ya seis años de vida. Y funciona con una camioneta -la “nave solar”- que recorre el Uruguay profundo acercándole a niños y jóvenes un programa social, educativo y cultural. Los dos exjugadores no lo habían querido dar a conocer hasta que ambos hubieran colgado definitivamente los zapatos, lo que Alonso hizo hace 10 meses cuando rescindió su contrato con River Plate argentino y soñaba retirarse en Nacional.

La necesidad de conseguir sponsors que permitan que haya más naves solares también influyó para tomar la decisión de presentar Ecocinema en sociedad. Hasta ahora ellos mismos han solventado el proyecto con la ayuda de Fundación UPM y el apoyo de la AUF y Fundación Celeste.

“Nosotros nacimos en barrios humildes y por esa varita mágica llamada fútbol pasamos a vivir una realidad totalmente diferente. Pero sabemos que la realidad que se vive en el país es otra. Y una de nuestras inquietudes era tener una plataforma que nos permitiera democratizar el acceso a la educación”, explicó Iván Alonso.

Foto: Ariel Colmegna
Foto: Ariel Colmegna

“Desde que dejé de jugar, e incluso antes de hacerlo, nos convocaban a jugar partidos por diferentes causas solidarias y siempre estábamos. Ayudábamos y hay mucha gente que lo hace, pero el hecho de ser exjugadores conocidos te da un plus. Hace que la gente te escuche un poco más. Entonces decidimos profesionalizar esa ayuda por decirlo de alguna manera”, afirmó por su parte Recoba. “Porque cuando vas y jugás un partido, el problema no se soluciona, sigue. Íbamos, jugábamos y nos volvíamos”, agregó el “Chino”.

“Cuando aún jugábamos y éramos compañeros, con Iván lo hablábamos y estábamos convencidos que había que hacer algo. Porque todos nos quejamos: de esto o de aquello, pero no se hace nada. El tema no es decir las cosas, es hacerlas. Y nosotros nos tiramos de lleno a hacer algo. Vamos con un mensaje. Es una manera de expresar los valores que nos enseñaron nuestras padres. Queremos inculcarle no sólo a nuestros hijos, sino también a quienes no lo son, esos valores. Lo importantes es ayudar, sea desde el lugar que sea”, aseguró convencido Recoba y puso como ejemplo a los profesores y animadores que participan junto a ellos de los talleres con los niños.

“Pensamos que el poder que te da el fútbol debe ser para servir a la sociedad y no para enriquecimiento propio”, dijo Alonso. “De repente uno, por el poder del fútbol, con dos llamadas puede comunicarse con el director de una empresa. No queríamos promocionar esto hasta que estuviéramos afuera de las canchas. Ahora sí queremos buscar apoyo para el financiamiento de todo esto, sea público o privado. Porque esto no se hace gratis. Queremos tener promoción, para poder impactar a más niños. Si con un solo móvil podemos realizar 360 actividades, ¿cuántas más podríamos hacer con más financiamiento?”, se preguntó Iván. “Estamos convencidos que el desarrollo de una sociedad y un país se centra en la educación y el deporte”, añadió.

Foto: Ariel Colmegna
Foto: Ariel Colmegna

Tanto la camioneta, como todas las actividades que se realizan, son con energía solar. El móvil cuenta con un panel solar en el techo y un sistema de baterías cuya energía se recoge durante la jornada. El laboratorio itinerante recorre escuelas y liceos, brindando talleres. Los niños visitan la nave solar y luego los dos exjugadores brindan charlas y se exhiben audiovisuales sobre futbolistas conocidos, por ejemplo los de la selección, donde no se habla del éxito actual sino que cuentan el camino que recorrieron desde cuando eran unos niños como ellos que se animaron a perseguir sus sueños. El mensaje es reafirmado en los talleres.

Y por la noche, la nave solar se convierte en un cine, que se instala en la plaza del lugar, en un parque o en un simple baldío. La recuperación de ese espacio público, en momentos en que la gente se encierra en su casa, también es considerado muy importante por Alonso y Recoba. Y los mismos niños, adolescentes y jóvenes que participaron de la experiencia en sus centros educativos, concurren con sus padres, abuelos, tíos y hermanos al cine para compartir unas horas en familia. Algo también difícil en épocas de celulares y computadoras. Y antes de que comience el cine ponen música y se arma el baile.

“La experiencia con los niños es maravillosa. Por ejemplo, ellos mismos nos ayudan a armar todo para el cine. En Colonia Itapebí, donde estuvimos hace poco, había un nene de unos seis o siete años que no se nos despegaba y quería volver a entrar a la camioneta. Me agarraba de la pierna, se me pegaba como garrapata y me decía que quería entrar otra vez porque nunca había visto algo así. ‘Me encanta esto’, repetía. Una camioneta, con luces, asientos, un televisor y los paneles arriba, que para nosotros es normal, para un niño que vive a 40 kilómetros de Salto es como ver un platillo volador. En esos momentos, te das cuenta de lo que estás haciendo, de que lo que hacemos tiene valor, y te volvés con el alma llena”, dijo Recoba, quien destacó la importancia de su amigo. “Iván tiene mucho más recorrido que yo, y su pasión por lo que estamos haciendo es inmensa. Está convencido, yo también, pero nuestras formas de ser son diferentes”, admitió.

“Lo que más te impacta es que uno va pensando en llevar una herramienta, un taller, educación, cultura y te volvés con mucho más. Te das cuenta que llevaste poco para todo lo que te trajiste. Infinitas muestras de cariño. Los niños son incondicionales de verdad. Y en cada lugar que estuvimos hubo una experiencia nueva, maravillosa e inolvidable. Cada vez que se suben a esa nave solar, no saben si van a salir volando y esa emoción no se la olvidan en su vida”, acotó Alonso.

“Enseguida entienden, por ejemplo, el mensaje del respeto. Que hay que hacer la fila de tal o cual manera. El saludo, el por favor, el muchas gracias, el respeto a los mayores, lo agarran todo enseguida. Y a veces nos dicen ‘pah, yo no sabía que tal cosa era así, no me lo habían dicho’. Y cuando terminan las dos horas que dura la actividad en las escuelas, lo quieren repetir”, finalizó Recoba.

Presidente

El “Chino” quiere tomar decisiones

l “Me estoy preparando para intentar ser el presidente de Nacional. En el fútbol el jugador siempre se queja, estoy convencido que la forma de mejorar es tomando decisiones. Tengo muchas buenas ideas”, dijo Recoba. “Pero no quiero candidatearme aún, lejos estoy de hacer campaña”, agregó. “Con la amistad que tenemos, si me dice que lo acompañe, sea para ser presidente de Nacional o cualquier otra cosa, lo voy a hacer”, acotó Iván Alonso.

Álvaro Recoba. Foto: Ariel Colmegna
VEA EL VIDEO: "Chino" Recoba sobre ser presidente de Nacional
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º