DE VOLEA

El reclamo más justo de los jugadores

EDWARD PIÑÓN

EDWARD PIÑÓN

El mundo del fútbol cambia. Evoluciona. Los clubes avanzan sin pausa. Invierten, contratan profesionales específicos para diversas áreas, cuidan el producto y lo decoran porque tienen bien claro que así se venderá mejor. A ese carro se suben en casi todas las latitudes, claro que en menor o mayor medida porque dependen de su economía. Y es en casi todos lados porque aquí en Uruguay cuesta dejar de darle vueltas al asunto y todo termina realizándose cuando te meten un empujón.

Y eso sucede especialmente en el mundo dirigencial, donde la gente trata de atar todo lo que se pueda con alambre y emparchar antes que mejorar. Razón por la cual aquel tirón de orejas que hicieron antes los futbolistas, como no tuvo la respuesta debida, ahora se convirtió en una medida de fuerza. Así que, hoy hay canchas que se ajustan a los reclamos de la Mutual o van a quedar afuera del circuito futbolero, porque los protagonistas no están dispuestos a pisarlas.

Y no es que pidan un vestuario al estilo Allianz Arena de Munich, ni un campo como el del Santiago Bernabéu. Nada de eso. Simplemente un lugar digno de recibir a futbolistas profesionales.

Lo que cuesta entender es que sean los jugadores los que se encarguen de hacer el trabajo de los dirigentes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error