ENCUESTA EL PAÍS

"Recibí más mensajes que el día que ganamos la Copa Libertadores"

Reinaldo Rueda atendió a Ovación tras haber ganado la encuesta como mejor entrenador de América. "Para uno este tipo de reconocimiento fortalece y lo anima a seguir adelante", dijo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Reinaldo Rueda levantando la Copa Libertadores con Atlético Nacional. Foto: AFP

El entrenador colombiano Reinaldo Rueda recibió 194 votos entre 310 posibles de los periodistas deportivos del continente para ser elegido finalmente como el mejor técnico del 2016 en la encuesta América y Europa le responden a El País.

Superó a grandes entrenadores, como al propio Adenor Bacchi “Tite”, seleccionador de Brasil, y al maestro Óscar Washington Tabárez, entre otros. Fue multicampeón desde que tomó las riendas del Atlético Nacional en el 2015, luego de dirigir a varias selecciones como la mayor de Colombia, Honduras y Ecuador. En un mano a mano con Ovación habló de todo.

—¿Qué sintió al enterarse que había sido elegido como el mejor técnico de América?

—Indudablemente que una gran satisfacción, porque todos sabemos ya la tradición que tiene ese premio, que ustedes ya han institucionalizado hace muchos años. Para uno, en lo personal, siempre este tipo de reconocimientos fortalece y lo anima a seguir, después de haber hecho un buen trabajo con Atlético Nacional. Muy agradecido con todos ustedes y con todos los que votaron en reconocimiento a nuestro trabajo.

—¿Cómo se enteró de la noticia?

—Inicialmente cuando se dio la posibilidad hubo mucho despliegue acá en Colombia, después vino el tema del Mundial y ahí como que se enfrió, pero mi hija, que es periodista, ella es muy inquieta como todos ustedes (risas), y a ella la contactaron algunos colegas para mirar a ver si había alguna información de parte de ustedes, inclusive también de Alemania me llamaron para consultarme sobre este tema, y mi hija me dijo que a tal hora de la madrugada iban a publicar oficialmente quiénes son los ganadores. Ella estuvo monitoreando y cuando amaneció fue a la habitación, porque ella vive en Canadá y ahora está de vacaciones acá con nosotros, entonces fue a la habitación nuestra y a darme la noticia, a abrazarme, a felicitarme. Estamos todos muy felices.

—No es fácil ser la mujer de un entrenador de fútbol debido a todo el tiempo que requiere la tarea. ¿Qué le dijo su señora sobre este reconocimiento?

—Inmediatamente me dio un beso, me felicitó. Ella vive con mucha intensidad este trabajo nuestro y para ella es un gran reconocimiento. Sabemos todos lo que significa esta distinción para la trayectoria de uno, para el curriculum de uno. Gracias a Dios es algo que nos hace muy felices y por lo cual estamos muy contentos.

—¿Usted piensa que el 2016 fue su mejor año como DT?

—Seguro que indudablemente tener este rendimiento con un club como Atlético Nacional es algo extraordinario. Yo había tenido pocas actuaciones en clubes, solamente con planteles nacionales, inicialmente estaba con las selecciones juveniles de Colombia antes de asumir las absolutas y el desafío de Atlético Nacional era algo grandioso, por todo lo que significa el club acá en Colombia y seguro que lo que el equipo realizó este año, con la expresión futbolística tanto en liga como en la copa, como en la Sudamericana, fue satisfactorio para nosotros como cuerpo técnico. Ni el más optimista pensó que íbamos a tener ese rendimiento.

—¿Su mayor logro como entrenador fue que las buenas individualidades del equipo también funcionaran bien a nivel colectivo? Además de los títulos que ganó, Atlético Nacional jugó bien al fútbol.

—Así es. Yo creo que esa es la mayor satisfacción, en lograr que los jóvenes talentos lograrán armonizarse, lograr ese gran colectivo. Sobre todo que tuvimos dificultades, porque a principio de año, cuando ganamos la Liga y la Superliga en Colombia, perdimos varios hombres, se fue el goleador Jefferson Duque, se fue Oscar Murillo, entre otros; posteriormente en la mitad del semestre también se perdieron otros jugadores que fueron tentados por el mercado internacional y después de la Copa Libertadores hubo la sangría más grande, que fue la salida de Copete, Marlos Moreno, Sebastián Pérez, Davinson Sánchez, todos jugadores ya negociados antes, y mantener esa concentración, mantener esa armonía, la cohesión de equipo, pienso que fue el trabajo lindo que se realizó con este equipo.

—¿Cómo fue el último día del año para usted?

—Fue un día intenso, terrible en el buen sentido, grandioso. Te cuento algo: el día que ganamos la Copa Libertadores de América me entraron 520 mensajes de whatsapp y el 31 me entraron 638 mensajes. Recibí más mensajes el 31, con la distinción, que el día que ganamos la Copa Libertadores. Es aterrador, es increíble la dimensión de este logro, de este reconocimiento. Estoy todavía sin poder contestarle a toda la gente. Amigos, periodistas, entrenadores, jugadores, gente de Honduras, de Ecuador, de Colombia. La verdad que fue un día muy intenso en todo sentido.

—Los que tienen el gusto de conocerlo hablan, más allá de su capacidad como entrenador, de su don de gente. Imagino que ese aspecto debe ser muy gratificante para usted.

—Muchas gracias. Sí, ni que hablar. Somos de cuna humilde, nos ha tocado recorrer un camino larguísimo, duro. Uno tiene que saber que esto del fútbol es un balón que da vueltas y las distinciones, los reconocimientos no te pueden desubicar. Darle las gracias a Dios y al fútbol que nos ha mantenido y haber llegado a la elite del fútbol es algo muy lindo para mí, para mi familia y cada día saber que eso genera un compromiso más. De ser mejores, de exigirse, de prepararse, creo que esa es la meta de esta profesión.

—En el marco de un año tan bueno para usted y para Atlético Nacional queda la sensación de que faltó la frutilla de la torta, por lo menos haber disputado la final del Mundial de clubes contra Real Madrid. ¿Qué le pasó al equipo, que perdió en semifinales?

—Considero que pesaron dos factores determinantes. Uno que fue el calendario de la Sudamericana y de la misma liga colombiana. Por la solicitud que hizo Atlético Nacional ante las autoridades competentes para que nos hubieran considerado como representantes del continente y haber viajado con anticipación a Japón. Seguro que el no haber jugado la final contra Chapecoense nos quitó también dos semanas trascendentales, donde sabíamos que no íbamos a viajar con anticipación, como lo indican los cánones de lo que es la adaptación para la elite, la competencia. Cuando no se viaja con suficiente adaptación al otro continente, al otro hemisferio, es difícil por el sistema nervioso, ya que bajan los niveles de concentración, merman los niveles de fuerza, y justo jugar contra el equipo que era sede, afectó. Y lo otro que enfrentar a Kashima, por todo lo que significa para los Sudamericanos el fútbol asiático, donde creo que siempre tenemos ese problema. Lo he vivido en los mundiales juveniles, el querer nosotros subvalorar esa cultura que ha crecido tanto, pienso que el exceso de confianza nos jugó una mala pasada. Esos dos factores se combinaron para no poder llegar a esa final que tanto anhelábamos.

¿Qué le generó que Miguel Borja haya sido elegido el mejor futbolista de América en la encuesta de El País?

—Extraordinario. Como lo dijo en algún momento Jorge Barraza, más goles que partidos. Creo que lo de Miguel Ángel ha sido una bendición de Dios, llegar en el momento justo, llegar a un equipo en crecimiento como ha sido el Cortuluá en Colombia, y con el escepticismo que no iba a ser fácil para él, llegar a un equipo grande como Atlético Nacional, responder como respondió y después todo lo que desarrolló con nosotros, como en semifinal y final de copa, en la Sudamericana. Es un chico muy noble, muy obediente, receptivo, que tiene mucho todavía para aprender y que logró esta trascendencia a nivel internacional gracias a ustedes los medios. Muy gratificante para el club, para el fútbol colombiano, ojalá que tengamos la cabeza para asimilar este reconocimiento y ser cada vez mejores y hacer un buen trabajo. Además, que siete hombres del Atlético Nacional estén en el equipo ideal de América es algo sumamente gratificante y lindo para todos nosotros. No sé realmente si hay algún antecedente.

Se operará y estará al margen

Reinaldo Rueda hará un parate en la dirección técnica de Atlético Nacional debido a que se realizará una operación de cadera, la que viene postergando hace tiempo. Por ello, sus asistentes se harán cargo del plantel, al menos directamente por los primeros dos meses tras la operación. "Después del Mundial de Brasil, que estuve con la selección de Ecuador, me empezó una molestia en la cadera. No le puse mucha atención. Y no sé si producto del desgaste y todo eso seguí y seguí. Después se dio la posibilidad de asumir en Atlético Nacional y fue un año y medio muy duro, difícil, con fisioterapia, con medicamentos. Por eso creo que ya hay que hacer un alto en el camino; voy a someterme a la cirugía, al remplazo de cadera el próximo 10 de enero", explicó Reinaldo Rueda.

El mejor entrenador de América se mostró dispuesto para venir a recibir el premio en la gala de premiación que se llevará a cabo en febrero en el Club del Lago Golf de Punta del Este. Sostuvo que "será un gran placer para mí poder recibir el premio siempre y cuando las fechas lo permitan".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)