INTERMEDIO

Rebeldes y héroes

Defensor sacó su estirpe, ganó y no habrá clásico en la final.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El final del partido en el CDS entre Peñarol y Defensor. Foto: Fernando Ponzetto

Tener puesta la camiseta de Defensor es ser rebelde”, le había dicho Eduardo Acevedo a Ovación en la semana. Pero como las cosas en el fútbol se demuestran en la cancha, el equipo violeta salió a escena y se la robó. ¿Rebeldes? Les queda chico a esta altura. Este equipo de Punta Carretas tiene héroes.

¿Por dónde empezar a hablar de este histórico partido? ¿Porque a Peñarol le volvió a pasar que armó la fiesta en su estadio y terminó festejando el rival? ¿Porque Defensor dio una muestra de que defendiendo fuerte también se puede ganar? ¿Porque Peñarol fue incapaz de aprovechar el hombre de más que tuvo del minuto 15 al 59’ y tampoco con dos más en los últimos 31’ más los 5’ de descuentos? ¿O porque Defensor bancó e incluso llegó a ponerse 3-1 con dos menos a los 88’? Tal vez lo mejor sea decir que el violeta logró un triunfo heroico para ganar la Serie A y clasificar a la final y no solo eso, sino que lo volvió a hacer.

Con todos los pronósticos en contra, Defensor llegó al Campeón del Siglo con solo un resultado que le servía: ganar. Y antes del partido todo el ambiente violeta firmaba el empate, porque más que el Intermedio, lo que le interesaba era cuidar la ventaja de seis puntos en la Tabla Anual.

Se dijo hasta el hartazgo antes, pero el elenco dirigido por Acevedo debía repetir lo del Apertura, cuando llegó a la penúltima fecha obligado a vencer a Nacional y lo hizo, dando vuelta el marcador adverso. Otra vez, ahora de visitante, inició perdiendo y tuvo la paciencia, la convicción y la inteligencia para llevarse la victoria y el derecho a definir el título.

No jugó un gran fútbol Defensor, pero sí un gran partido. ¿Cómo es esto? Porque jugar bien no es jugar lindo, sino adaptarse a las circunstancias, limitar al rival y aprovechar los momentos para sacar un resultado positivo.

Antes que ningún análisis, hay que decir que las dos expulsiones sufridas por Defensor fueron correctas. A partir de allí hay que hablar de las virtudes de Defensor, que asimiló el gol de Nández a los 11’, también la expulsión de Cardacio a los 15’, fue más protagonista incluso con uno menos y en seis minutos (entre el 30’ y el 36’) sacó provecho de dos horrores de la defensa aurinegra para pasar al frente.

Llegó el gol bien anulado a Nández por clara mano, pasó el descanso, Correa vio la roja a los 59’, Defensor se fortaleció atrás (en el juego aéreo ganó casi siempre en las dos áreas) sin resignar el ataque (tuvo un par de chances de marcar el tercero) y lo liquidó a los 88’ con una magistral jugada de Cougo. El descuento de Quintana sirvió para ponerle emoción a un gran partido, que tuvo a un ganador heroico y que dejó otra vez a Peñarol sin nada y más lejos, a nueve puntos, en la Anual.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)