AUF

La asamblea del 30 de noviembre será con dos estatutos sobre la mesa

Una vez más los nubarrones que traen la amenaza de la suspensión de la afiliación se ciernen sobre la casa del fútbol. El G10 presentó su propio estatuto que ahora deberá ser aprobado por Conmebol y FIFA.

Pedro Bordaberry, presidente de la Comisión Normalizadora de la AUF. Foto: Fernando Ponzetto
Pedro Bordaberry, presidente de la Comisión Normalizadora. Foto: Fernando Ponzetto

Cuando parecía que el cielo se despejaba, volvieron los nubarrones. Pero estos no traen amenaza de lluvia, sino de suspensión de la afiliación de la AUF a la FIFA. Están sobre la casa del fútbol, en la calle Guayabo, donde nadie acepta el nuevo estatuto elaborado por la Comisión Normalizadora que encabeza Pedro Bordaberry.

Luego de que se llegara a un principio de acuerdo el miércoles a la noche para que el nuevo congreso de la AUF esté compuesto por un 58.9% de votos para el fútbol profesional, un 25.6% del fútbol amateur y un 15.3% restante para los grupos de interés (entre los que están los futbolistas), cuando Bordaberry se aprestaba a llamar a una asamblea para votar el nuevo estatuto y cumplir con el requisito de FIFA y Conmebol de aprobarlo antes del 2 de diciembre, todo se complicó.

Llamada de Godín.

Según supo Ovación, la primera mala señal llegó en horas de la mañana. Hubo un llamado desde Madrid a Zúrich. ¿Los interlocutores? Diego Godín y Fatma Samoura.

El capitán de la selección uruguaya se comunicó con la secretaria general de la FIFA y le comunicó que, en nombre del grupo celeste, anunciaba que estaban en contra del nuevo estatuto que se proponía en la AUF.

El G10

A su vez, el denominado grupo G10 compuesto por Danubio, Defensor Sporting, Racing, Liverpool, River Plate, Cerro, Wanderers, Progreso, Boston River Plate y Fénix tampoco se sube a este documento. Si bien en una primera instancia —luego de reunirse con representantes de Peñarol y Nacional— habían aceptado la fórmula propuesta, este jueves dieron marcha atrás y decidieron presentar el nuevo estatuto que elaboraron ellos, que otorga muy poca participación en el congreso a los grupos de interés y que, en un principio, la Conmebol ya había dicho que no aprobaría.

De esta manera, en la Asamblea de Clubes que se llevará a cabo el próximo 30 de noviembre se pondrían en la mesa los dos estatutos. Por un lado el presentado por la Comisión Normalizadora y por otro el que firmaron los clubes este jueves.

De ahí en más, mucho dependerá de las medidas que se tomen ya que el estatuto redactado desde la AUF ya cuenta con el visto bueno de la FIFA y de Conmebol, mientras que el otro todavía está a la espera de que esto suceda.

Lo cierto es que el viernes 30 de noviembre será un día clave para la Asociación Uruguaya de Fútbol ya que en caso de que no se apruebe uno de los estatutos, habría poco margen para seguir trabajando ya que dos días después, que a su vez es domingo, vence el plazo de la FIFA y a partir de ahí comenzarían las sanciones que llevarían a que la AUF quedaría desafiliada.

Otra vez la AUF se mete en un laberinto del que parece no poder salir. En la conferencia de prensa que brindó en horas de la tarde, Pedro Bordaberry se mostró un tanto desanimado ya que cuando parecía que la solución estaba cerca se dieron varios pasos hacia atrás. 

Por ahora solo queda esperar y que las conversaciones que puedan existir desde la fecha hasta el próximo 30 de noviembre lleguen a buen puerto y la historia no termine con un problema mayor para el fútbol uruguayo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)