EL ANÁLISIS - DANIEL ROSA 

Las dos realidades del Plata

Desde que la Conmebol -con la anuencia de FIFA- cambió el régimen de disputa de las Eliminatorias para el Mundial de Francia 1998 y todos juegan contra todos, Uruguay nunca tuvo una actuación tan buena como la actual.

 ¿Que pasó en el medio? Muchas cosas. Por entonces, Argentina clasificaba caminando y La Celeste penaba: no llegó a Francia; sí lo hizo en 2002, 2010 y 2014 siempre por la vía del repechaje producto del quinto puesto y quedó afuera en la repesca para 2006.

Uruguay aprendió de sus errores y lo primero que hizo fue poner la casa en orden. Inició un proceso en 2006 bajo la conducción de Óscar Tabárez y, principalmente, tuvo política de selección. Eso incluyó continuidad en el Consejo Ejecutivo (al inicio hubo varios cambios de presidente, pero desde 2008 hasta el presente hubo solo dos) y el convencimiento de que el producto más importante del fútbol uruguayo es La Celeste. Esa es gran parte de la explicación a la diferencia actual entre Uruguay y Argentina. Hoy acá se disfruta de la Eliminatoria y se sufre del otro lado del río porque la AFA es un descontrol y su selección quedó a la deriva.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)