ESPAÑA

Un brujo

El “Pistolero” anotó un doblete y dio una asistencia para que Barcelona rompiera la maldición de Anoeta.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Así “Lucho”. Así te queremos a mitad de año. Con el Mundial cada vez más cerca el “Pistolero” continúa con una gran racha goleadora en el Barcelona.

Es cierto que tuvo sus momentos complicados donde la pelota no quería entrar, pero eso quedó en el pasado y Luis Suárez volvió a ser ese delantero letal dentro del área que fue a buscar en su momento el Barcelona y que tanto rédito le dio a la institución culé.

En la pasada jornada, Suárez se puso el equipo al hombro en una tarde-noche difícil, donde Barcelona caía por 2-0 ante Real Sociedad y en un escenario como Anoeta, donde el conjunto catalán no la pasa para nada bien.

Era tal la racha negativa que tenía Barcelona en la casa del conjunto vasco, que desde 2007, los dirigidos por Valverde, no se llevaban los tres puntos en duelos por la Liga de España.

Iban 39’ cuando Luis Suárez se escapó por banda izquierda. Se metió al área y levantó la cabeza, encontró a Paulinho solo por adentro y lo asistió para que el volante brasileño marque un nuevo gol y así pusiera el descuento con el que se iba la primera parte.

La lluvia se hacía cada vez más fuerte y así también la presión de Barcelona, que cortó el buen juego del primer tiempo de Real Sociedad para hacerse dueño del esférico y lastimar una y otra vez al rival.

Fue el propio Suárez quien volvió a aparecer, pero esta vez para anotar. Recibió una pelota de Lionel Messi y anotó un verdadero golazo. Amagó un disparo fuerte y terminó tocando la pelota por encima del arquero antes de que se metiera en el ángulo izquierdo.

Empate y a buscar la remontada. El ímpetu del “Pistolero” y el no dar pelota por perdida fue lo que le permitió anotar el tercer tanto para los culés y el segundo suyo en una jornada que será histórica.

El arquero de Real Sociedad despejó desde su arco, Vermaelen rechazó con un fuerte cabezazo y Suárez aprovechó la desatención de la defensa rival para escaparse derecho al arco.

En ese momento donde se suele cerrar el arco, al uruguayo se le abrió más que nunca. Definición al primer palo y festejo para lograr un hecho que hacía 88 años no sucedía. Es que hacía más de ocho décadas que Barcelona no ganaba en Anoeta luego de que los vascos comenzaran ganando el partido.

Pero el marcador no iba a cerrarse allí. Todavía faltaba el tanto de Messi y el argentino aprovechó un tiro libre para anotar un verdadero golazo.

Rulli quedó parado mirando cómo el balón se metía en su arco, mientras que la “Pulga” festejaba junto al salteño.

Es que ambos fueron figuras y más aún el uruguayo que está en racha y alcanzó su sexto partido consecutivo con gol en la Liga de España. En esa cantidad de encuentros, el salteño anotó ocho goles (dos dobletes incluidos) y se convirtió así en el segundo máximo goleador del Barcelona en esta temporada, por La Liga, donde tiene 13 goles, cinco menos que la estrella argentina.

Faltaba un minuto para terminar el partido cuando Luis Suárez fue retirado y en su lugar ingresó Denis Suárez. Si bien había pocos hinchas, seguramente se rompieron las manos aplaudiendo al “Pistolero”, al igual que todos lo que lo vieron por televisión.

Los de Valverde siguen con su racha de 28 partidos sin perder, son los únicos invictos en las cinco grandes ligas, le sacaron 19 puntos de diferencia a Real Madrid y gracias a Luis Suárez cortaron la racha negativa en Anoeta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)