UEFA CHAMPIONS LEAGUE

Navas salvó al Real Madrid contra Tottenham

Real Madrid mantuvo un empate 1-1 con los Spurs gracias a una gran actuación de su golero.

La atajada de Keylor Navas ante Harry Kane. Foto: Reuters
Mirá lo mejor del partido entre Real Madrid y Tottenham

Es casi imposible que en el Real Madrid no brille por encima del resto algún jugador. La calidad de la plantilla es tan extensa que en cada partido es muy difícil que alguno de los hombres de Zidane no asome la cabeza para destacar sobre el resto. Y, ante el Tottenham, eso estuvo a punto de pasar.

Sólo una figura emergió por encima de los demás. Fue la de Keylor Navas, que se convirtió en la pesadilla de Harry Kane, el jugador que más focos acaparó antes del choque, el delantero que estaba llamado a consagrarse en el estadio Santiago Bernabéu y que se estrelló contra el portero costarricense.

En concreto, chocó contra Keylor en dos ocasiones, una en la primera parte y otra en la segunda. Su última intervención ante el internacional inglés, en el minuto 71, fue la definitiva y la que salvó al Real Madrid de una posible derrota cuando el marcador marchaba 1-1.

Keylor paró el tiempo cuando se estiró para sacar un balón casi imposible de Kane, que aprovechó un pase de Fernando Llorente para colocarse delante del portero del Real Madrid. Fue una parada a lo Iker Casillas ante Arjen Robben en la final del Mundial de Sudáfrica. Una mano salvadora en un encuentro sin tanta importancia, pero salvadora al fin y al cabo.

Con esa acción, se ganó el derecho a ponerse por encima de sus compañeros en un choque en el que reinó la normalidad en las actuaciones de los otros diez hombres del Real Madrid. Antes del inicio del partido, había muchas expectativas puestas en varios jugadores que después no hicieron nada excepcional, aunque tampoco nada reprochable.

Unos más que otros estaban con el foco encima, pero, sobre todo, Isco Alarcón tenía el más grande apuntando a su figura. El medio malagueño, como el resto de futbolistas blancos, no firmó un partidazo. Pero tampoco desentonó. Y esa fue la tónica general de todo un equipo en el que la normalidad más extraña se adueñó de sus piernas durante los 90 minutos.

Cristiano Ronaldo marcó un penalti, lanzó un disparo al palo e hizo una jugada de mérito en la segunda parte que acabó deteniendo Hugo Lloris. Luka Modric consiguió frenar en seco al que dicen que será su sucesor, el danés Christian Eriksen. Ejerció de maestro ante el candidato a relevarle, pero poco más.

La defensa cumplió. Sólo Varane tuvo la mala suerte de introducirse en la portería el primer gol del partido. Sergio Ramos y Marcelo estuvieron correctos y la gran novedad del once, el marroquí Achraf, jugó de manera voluntariosa y sin cometer errores.

Tal vez Karim Benzema fue de los más desdibujados. Sus movimientos esta vez no fueron decisivos y además falló un gol cantado con un cabezazo a bocajarro que salvó Lloris. Y, por detrás, Casemiro y Toni Kroos hicieron un ejercicio de corrección de manual, pero poco más.

Al final, fue Keylor Navas quien consiguió erigirse como el protagonista. Lo hizo desde el más absoluto silencio, después de no jugar en Getafe y reaparecer de la manera más ejemplar posible, frenando a Harry Kane, el otro gran hombre del día que no pudo celebrar ningún gol. Keylor Navas fue el mejor anti-Kane.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados