TORNEO CLAUSURA

Las dos razones por las que se jugó el partido Nacional-Fénix

Conocé los motivos por los cuáles los planteles de ambos equipos decidieron disputar el encuentro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Maximiliano Cantera y Kevin Ramírez. Foto: Marcelo Bonjour

El partido comenzó 20.15, un hora y 15 minutos más tarde de lo agendado. Tras la detención y liberación de Rosario Martínez, los planteles decidieron disputar el encuentro pese a que la Mutual había manifestado que estaba a favor de suspender del encuentro.

¿Por qué tomaron esta decisión? Los motivos:

1) Nacional: Gustavo Munúa jugó un papel fundamental, pues se dio cuenta que si el partido se postergaba podía jugarse en la semana previa al clásico, en la que el equipo no tiene competencia por la Copa Libertadores. Por esta razón, envió al vestuario de Fénix (donde se efectuaba una reunión en la que se decidiría si el elenco albivioleta se presentaba o no) a Sebastián Eguren y Diego Polenta, dos de los jugadores con más personalidad y voz de mando. Sus opiniones fueron fundamentales para que algunos futbolistas de Fénix que no querían jugar el partido, finalmente dieran el OK.

2) Fénix: Con sus familias en la tribuna, los futbolistas visitantes entendieron que ante la demora en el inicio del juego que ya tenía el público que había colmado el Parque Central y el anuncio de suspensión, podrían generarse incidentes similares a los ocurridos en oportunidad de la suspensión del partido Nacional-Villa Española en 2008, que terminaron con personas lastimadas (uno de ellos el periodista Alberto Kesman, quien recibió un proyectil en la cabeza), con el agravante en este caso que era de noche y no de tarde, como entonces. Por lo tanto, para preservar la seguridad de sus familiares, el plantel albivioleta aceptó presentarse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)