CAMPEONATO URUGUAYO

La razón por la cual Sebastián Abreu será asistente y no DT en los partidos

El "Loco" asumirá el doble papel de técnico y jugador en Boston River durante la semana, pero el día del juego solo será futbolsita. ¿Por qué?

Sebastián Abreu durante su primer entrenamiento en Boston River. Foto: Francisco Flores.
Sebastián Abreu en Boston River. Foto: Francisco Flores.

La salida de Martín García como técnico de Boston River para hacerse cargo de Danubio dejó un hueco que rápidamente se llenó. La Sociedad Deportiva que gerencia al conjunto rojiverde no se lo pensó mucho y decidió ofrecerle a Sebastián Abreu ser el entrenador, el "Loco" dio el sí, pero también pidió seguir jugando, por lo cual desempeñará el doble papel de entrenador y futbolista.

Con el paso de los días se conoció que si bien la cabeza del grupo será Abreu y como tal tomará las decisiones de cómo se para el equipo, cuál será el sistema de juego, cómo serán los movimientos y por supuesto quiénes conformarán la oncena titular, todo eso ocurrirá durante la semana y hasta el momento de salir a la cancha, porque cuando comience el partido el entrenador de Boston River será Claudio Pérez.

Esto tiene varios motivos, pero hay un central. Entre otras cosas, la idea es que haya alguien al costado de la cancha para dar indicaciones cuando Abreu esté dentro como futbolista, pues no puede estar atendiendo el juego y ordenando al mismo tiempo a los que están en el fondo, pidiéndoles —por ejemplo— salir a achicar el campo o que tome una marca determinada porque hay un rival suelto. Sin embargo, esta no es la razón principal, sino una reglamentaria.

¿Qué pasa si lo expulsan?

Si Abreu apareciera en la planilla del partido como entrenador o incluso ayudante técnico, tendría un doble estatus, pues también sería futbolista. En caso de que lo expulsen estando dentro del campo de juego (o afuera pero sentado en el banco en su rol de jugador) no habría ningún inconveniente, porque la sanción que se le imponga lo afectaría únicamente como futbolista. Sin embargo, sería más complicado si lo echaran dirigiendo desde afuera.

Si viera la roja como entrenador o asistente, entonces lo complicaría mucho para el próximo partido, el que incluso no podría tampoco jugar. ¿Por qué? Porque el reglamento en el caso de los técnicos estipula que durante el cumplimiento de una sanción los entrenadores no pueden tener contacto alguno con los futbolistas, ya sea antes o durante el partido. Por lo tanto, no podría compartir el vestuario con sus compañeros a la hora de cambiarse para jugar (lo cual sería lo de menos, porque podría llegar cambiado o vestirse en otra locación) y por supuesto que no podría estar en campo, porque aunque fuera para pedir una pelota estaría en comunicación con sus dirigidos.

Este es entonces el motivo central por el cual Abreu dirigirá las prácticas de Boston River en la semana, pero no figurará como parte del staff técnico el día del partido, porque el título habilitante lo tiene, al punto que ya dirigió en mayo del año pasado a Santa Tecla en El Salvador y fue campeón de la Supercopa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)