EN EL OLÍMPICO

"Gaucho" entusiasmado

Progreso aprovechó el hombre de más y trepa en el Clausura.

Foto: Francisco Flores.
Foto: Francisco Flores.

El 16 de diciembre de 2017 Progreso retornó a Primera División, pero pocos se podían imaginar que la tarea del “Gaucho del Pantanoso” iba a ser tan buena como la que viene realizando desde que comenzó el Campeonato Uruguayo 2018.

Muy lejos ya del descenso (primer objetivo que se trazó el equipo de Marcelo Méndez), con un pie en copas internacionales (en este momento ingresando en la Copa Sudamericana) y segundo en el Torneo Clausura junto a Peñarol, es la prueba fehaciente de que el equipo de La Teja está haciendo las cosas bien.

Perdió muchos jugadores por lesión o porque cambiaron de equipo respecto al Torneo Apertura, pero los que tuvieron la responsabilidad de ingresar lo hicieron de manera correcta y uno de ellos fue la gran figura de la pasada jornada: Facundo Labandeira.

El volante, que está cedido de Nacional, se acomodó bien en el esquema de Marcelo Méndez y viene siendo uno de los mejores jugadores del plantel. En la víspera, frente a Rampla Juniors, tuvo la apertura del marcador a los pocos minutos de iniciar el juego, luego de que un remate cruzado de él fuera bien contenido por Rodrigo Odriozola con el antebrazo, cuando el balón ingresaba a la valla “Picapiedra”.

En el complemento, cuando Progreso ya jugaba con su camiseta oficial luego de que se la cambiara, el elenco visitante sacó ventaja en la cantidad de jugadores en el campo, ya que Rampla Juniors sufrió la expulsión de Mauro Brasil luego de que viera dos amarillas en cuatro minutos.

Fue ahí donde Progreso comenzó a sacar ventaja y fue Labandeira por banda derecha quien terminó generando el tanto de la apertura. El volante se escapó de la marca y remató cruzado, en la puerta del área estaba el goleador, Gastón Colman, que la empujó y la mandó a guardar para adelantar a los visitantes que en ese momento hacían justicia.

Los de Méndez desaprovecharon dos o tres contragolpes claros, que pudieron haber sentenciado el resultado, mientras que Rampla iba con más corazón que fútbol, pero a falta de cinco minutos se terminó de sellar la victoria visitante.

Un ataque que agarró mal parada a la defensa de Rampla Juniors dejó mano a mano a Facundo Labandeira con Rodrigo Odriozola, el volante no falló y así le dio el broche final al partido y a su gran actuación.

De todas maneras, los locales llegaron al descuento y le dieron un toque de dramatismo al final del partido. Diego Martiñones, con una buena definición, puso el tanto que dejó a tiro a los de Julio Fuentes, que fueron en busca de un empate que no encontraron, por lo que se concretó la segunda derrota consecutiva.

Para Progreso, el triunfo significó seguir invicto, quedar segundo en el Clausura y entusiasmarse con algo más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)