EN EL OLÍMPICO

Otra picardía del “Tola”

Rampla le quitó a Cerro la posibilidad de jugar Libertadores

VEA LA FOTOGALERÍA. 
Fotos: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores
Darwin Torres puso el 1-0 a los 3'. Foto: Francisco Flores
La definición para el 2-0 de Luis Acevedo a los 15'. Foto: Francisco Flores
Rizzo no la pudo sacar estando en la línea. Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores
El cabezazo de zaguero número 3, Edgard Martínez, para el descuento 2-1 a los 48'. Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores
Nuevamente de cabeza, Rampla empató a los 53' por medio de Gonzalo Rizzo. Foto: Francisco Flores
El golero Rodrigo Odriozola festejando el 2-2 con un hombre menos. Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores

Emoción, color y aliento; esfuerzo y sacrificio; poco juego y mucha entrega. Lo que identifica a cada clásico se vio ayer, en abundancia y a veces hasta en exceso, porque Rampla y Cerro empataron en un partido emocionante, pero con poco fútbol y mucha entrega.

Una gran parte de ello fue por la influencia de la cancha, que se encontraba en muy mal estado y desde antes ya se podría presagiar que no se iba a ver un buen juego. A los jugadores se les complicó hacer circular la pelota por abajo y anticipar la dirección luego de cada pique del balón.

Pero ya de inicio Darwin Torres le puso condimento a la tarde con el tempranero gol en el encuentro, cuando todavía no se había alcanzado el tercer minuto de partido. La receta de toda la tarde para cualquiera de los dos equipos le valió al “Vampiro” para el 1-0: la pelota quieta.

Rampla entró dormido y en la segunda jugada que Cerro llegó a su área le convirtió, aunque con virtud de Luis Acevedo que anotó con una linda volea que Gonzalo Rizzo -en la línea- no la pudo sacar.

Cerro se ponía en ventaja pero no por ser amplio dominador, sino por la contundencia frente al arco contrario. Rampla intentó descontar pero le faltaron argumentos; tuvo poca circulación del balón y los pocos intentos llegaron por la buena pegada de Gastón Díaz, que a los 34’ casi le hace un homenaje al estadio con un gol Olímpico que Irrazábal sacó en la línea.

Pero Rampla no se quedó con los brazos cruzados, al igual que sucedió al empatarle a Atenas en San Carlos o remontarle a River. El “Tola” Antúnez movió el banco y llevó a un Diego Martiñones a la cancha que fue clave. El “Rata” generó faltas que luego llevarían a los goles y luego aprovechó los espacios en las contras.

Por la vía aérea Rampla llegó en ocho minutos del complemento al empate. Aprovechó la pegada de Díaz y la mala marca de Cerro, primero de Nicolás González sobre Edgard Martínez y luego de Leandro Zazpe a Gonzalo Rizzo.

Rampla, que ya se había salvado del descenso, mantuvo el invicto de Julio César Antúnez en seis partidos y le quitó a su rival del barrio la posibilidad de la Copa Libertadores. La mayor carencia de los Picapiedras sigue estando en una victoria clásica en su casa, algo que no ha sucedido en el Olímpico desde el 27 de julio de 1986; hace más de 32 años. Además, la última posición en la Anual que lo complica para la temporada 2019.

Los de Fernando Correa quedaron a tiro de la Copa, ya que apenas por diferencia de goles no fueron el cuarto uruguayo clasificado a la Libertadores. Pero el albiceleste logró por segundo año seguido el quinto lugar en la Tabla Anual y clasificó por tercera temporada seguida a una copa internacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)