peñarol

Ramos entró en zona de turbulencia

Si consigue superar la tormenta del fracaso deportivo, los jugadores para reforzar el plantel serán elegidos por la estructura gerencial de Peñarol.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Leonardo Ramos antes del comienzo del partido ante Defensor Sporting. Foto: Marcelo Bonjour

El futuro de Leonardo Ramos entró en zona de turbulencia. Esa es la realidad incuestionable que se vive en filas de Peñarol tras la "mancha histórica" que quedó para el club en la derrota ante Defensor Sporting.

La continuidad del entrenador alfrente del equipo será analizada en profundidad por el Consejo Directivo de la institución, porque son muchos los cuestionamientos que los dirigentes realizan al trabajo ejecutado por el profesional hasta la fecha.

Aunque todos prefieren mantener su nombre en reserva, cuando se les consultó cuál sería su postura ante un planteo de cambio en la dirección técnica, en los diálogos con Ovación dejaron ver el enorme dolor que originó haber sidos testigos de "una de las manchas más grandes de los últimos tiempos", por la derrota que se sufrió en el Campeón del Siglo contra los nueve futbolistas de Defensor Sporting.

Para los consejeros consultados, los 28 partidos de Ramos al frente de Peñarol solamente pueden definirse de una manera: "fracaso".

Es más, a la hora de ser precisos, un integrante del oficialismo dijo: "no se ganó ni uno solo de los partidos decisivos" y pasó lista a cada uno de ellos: "no le ganamos a Palmeiras ninguno de los dos cotejos, tampoco a Atlético Tucumán en Argentina, no pudimos con Defensor Sporting en el Apertura, no ganamos el clásico cuando faltaba poco para ganarlo, y ahora perdimos en el Intermedio contra nueve futbolistas de Defensor".

Esa afirmación recibió el respaldo de otro dirigente, quien agregó: "perdimos el Apertura, se terminó en el tercer lugar, ahora segundos en la serie del Torneo Intermedio. Afuera de la Copa Libertadores y sin clasificación a la Sudamericana, cuando el tercero de la llave lo lograba. Peor semestre imposible".

Las críticas se ven ampliadas porque entienden que en algún momento Ramos adoptó decisiones incomprensibles y porque existe el convencimiento de que no se ha dejado ayudar por las gerencias deportivas del club. El caso remarcado con precisión es el de Luis Urruti. Algún dirigente encuentra inexplicable que haya sido derivado a la Tercera División y se le dieran, en cambio, tantas oportunidades a Juan Martín Boselli y a Nicolás Dibble.

Se entiende que este golpe ante los violetas, donde se jugó 30 minutos contra nueve hombre y pese a contar con el respaldo de un aliento constante se recibió un gol de esos adversarios, es un hecho que rompe los ojos, pero no es una situación aislada del proceso actual.

Este elemento, por ejemplo, es lo que puede llevar a tomar una decisión que sea intermedia. En caso de que Ramos cuente con el respaldo de Juan Pedro Damiani -hasta la disputa del partido contra Defensor Sporting tenía todo su apoyo- lo que se buscará imponer es que la renovación del equipo sea analizada por los gerentes deportivos del club.

Es más, hay algún directivo que fue contundente: "yo espero un informe de Gonzalo De los Santos, quiero escuchar explicaciones. Que nos digan qué pasa. Por qué no podemos ganar los partidos que hay que ganar".

Los pobres resultados en los partidos trascendentes son los que originan que otro consejero afirme con contundencia: "es cierto que recuperamos actitud, pero del ADN de Peñarol estamos muy lejos. El ADN es ganar partidos en la hora, no perderlos contra nueve jugadores".

Otro de los directivos consultados consideró que es imprescindible "empezar a funcionar de otra manera. Hay que empezar a construir algo y eso no se resuelve en 30 o 40 días".

Esa construcción pasa, según el consejero, por establecer pautas claras sobre las características que tienen que tener los jugadores que puedan convertirse en futbolistas del club. "Hay que traer jugadores probados y que sean recontra titulares".

Sin perjuicio de ello, algunas voces consideraron que el futuro de Ramos dependerá, en buena medida, de la decisión del presidente. "Si Damiani decide hacer un cambio, ese cambio se llevará adelante", añadió el directivo mirasol.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados