EN EL ROBERTO

El arquero fue el héroe de Racing

El equipo de Juan Tejera consiguió 3 puntos claves gracias a las manos de Martín Rodríguez.

Pablo Lacoste y Facundo Labandeira en el Racing vs. Progreso
Foto: Marcelo Bonjour

¡Buena golero! El grito salió de las gargantas de los sufridos hinchas de Racing cuando el árbitro pitó el final del partido que los cerveceros le ganaron a Progreso por 2 a 0 quedándose así con tres puntos clave para el descenso.

Es que Martín Rodríguez, el exarquero de Wanderers que llegó a Sayago para el Clausura y se quedó con la titularidad a partir de la quinta fecha, atajó un penal en el momento más complicado del partido.

Los dirigidos por Juan Tejera iban ganando desde el minuto 16 cuando el capitán Pablo Lacoste remató al arco, la pelota pegó en el pie de un rival y se coló por arriba del arquero Fuentes. Hacían el gasto y ganaban en la mitad de la cancha ante un desconocido Progreso, que recién reaccionó en los últimos 10 minutos del primer tiempo.

Pero en el complemento los gauchos salieron con todo a buscar el empate, mientras Racing esperaba bastante replegado y salía de contragolpe cuando podía.

Foto: José María Núñez
Martín Rodríguez en acción, en el duelo frente a Progreso. Foto: José María Núñez

Ya en los primeros minutos del complemento Martín Rodríguez realizó una doble atajada ante Montes y Lemmo respectivamente. Y a la media hora, Progreso tuvo un penal a favor. Inmejorable oportunidad de igualar. Lo remató Joaquín Gottesman, que había ingresado pocos minutos, antes y Martín Rodríguez se lo atajó.

“Traté de comerle la cabeza, sobre todo porque recién había entrado”, le contó el arquero a Ovación tras el partido, pero no quiso decir cómo lo hizo. “Esas cosas quedan en la cancha, pero hice un trabajito y por suerte me dio resultado”, añadió quien luego tuvo un mano a mano con Santiago Silva, que ayer debutó en Progreso, y también se lo tapó. “Pude ayudar de donde me toca, logramos un resultado que mucho necesitábamos. Progreso juega muy bien y sabíamos lo que se nos podía venir. La suerte volvió a jugar de mi lado”, afirmó Rodríguez con humildad.

“En Racing encontré un equipo ordenado, con cosas muy buenas y el grupo ni que hablar. Estoy contento, pero metido en esta lucha que no tengo duda vamos a sacar adelante”, finalizó entre abrazo y abrazo. Es que todos querían saludarlo en la puerta del vestuario locatario, desde el presidente Raúl Rodríguez hasta el más humilde de los hinchas; de esos que viven cada partido con la soga al cuello y que ayer recién respiraron al final cuando Javier Méndez marcó el segundo y liquidó el juego.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º