EN EL ROBERTO

Un David sin su Goliat

Racing tuvo la pelota, pero no pudo lastimar; Danubio esperó la contra que nunca llegó, pero tuvo a Terans.

Racing vs. Danubio. Foto: Ariel Colmegna
Foto: Ariel Colmegna

Danubio hizo poco para llevarse los tres puntos del Osvaldo Roberto, pero pegó en los momentos justos y aguantó siempre afuera del área a un Racing que por más que tuvo la pelota durante todo el partido nunca supo qué hacer con ella.

Con dos golpes duros en los primeros minutos de cada uno de los tiempos, al franjeado le dio y le sobró para superar a un Racing sin ideas. Dos apariciones en el área de David Terans le bastaron al equipo dirigido por Pablo Peirano.

En el 1-0, el goleador de la Curva de Maroñas y del Campeonato Uruguayo (empatado en 14 goles con Gonzalo Bergessio) apareció en el centro del área para concretar un centro rastrero que se había enviado al área desde la derecha. En el 2-0 le ganó las espaldas a Facundo Bonifazi luego del centro al segundo palo de Leandro Sosa y asistió a Leandro Rodríguez, que con una media vuelta anotó de zurda el segundo mientras resistía la marca de Agustín Oliveros. Más allá de esas dos jugadas, el visitante mostró poco juego, apostando todo el partido a la contra, teniendo a dos delanteros rápidos y tres mediocampistas que podían aparecer con la pelota bien jugada desde atrás. Pero nunca lo hicieron. En pocos momentos del juego se vio a “Nacho” González o a Pablo Ceppelini asociarse con sus compañeros y la gran mayoría de los contragolpes eran mal ejecutados.

Por su parte, la “Escuelita” tuvo la pelota durante todo el juego. Claro, con la ventaja a los ocho minutos era el que tenía que salir a buscar el partido, pero nunca lo encontró. No tuvo generación de juego en parte por falta de espacios, ya que su rival se cerró atrás, pero también porque la dupla Ignacio Nicolini y Gonzalo “Nano” Ramos nunca encontró un socio para pasar la línea de tres cuartos de cancha e ingresar al área. La pelota no le llegó a los delanteros, que poco se la pudieron rebuscar para generar un lugar.

Por eso la diferencia fue Terans, el único que en un juego chato y con pocas chances pudo rebuscarse para ganar la posición, marcar el primero y asistir en el segundo. Le queda un partido antes de ir al Al-Hilal de Arabia Saudita ¡Cómo lo va a extrañar Danubio!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)