TORNEO CLAUSURA

Una racha cimentada en la defensa

En los primeros seis partidos, Peñarol recibió solamente un tanto en contra.

Ramón “Cachila” Arias y Fabricio Formiliano. Foto: Gerardo Pérez
¡Gritalo!  Arias y Formiliano celebran el gol de este último. Foto: Gerardo Pérez

Mucho se habló de la llegada de goles y más goles de la mano de Maximiliano Rodríguez, Lucas Viatri y el regreso de Cristian Palacios, pero luego de seis fechas disputadas, entre ellas el clásico, Peñarol puede sentirse más que satisfecho con su trabajo realizado en defensa.

Esto no quiere decir que el ataque haya sido flojo, todo lo contrario; por algo tiene 14 goles a favor, pero sí cimentó una defensa que no solo defiende, sino que también tiene criterio para ayudar en ataque. Haber recibido un solo gol en las primeras seis fechas demuestra que el trabajo realizado está dando sus frutos y en ello también tuvieron bastante que ver los cambios que se dieron en esa zona del campo.

Por más que Gastón Guruceaga, Hernán Petryk y Yefferson Quintana no desentonaron durante el Torneo Apertura, el ingreso de Kevin Dawson y las llegadas de Guillermo Varela y Fabricio Formiliano fueron clave en este aspecto.

Si bien la parte ofensiva del equipo juega un partido vital porque es la que se encarga de anotar, también lo es la zona defensiva que debe evitarlos y que hasta el momento lo ha logrado con una buena performance.

Esto es aún más valorable si se tiene en cuenta que Peñarol no ha logrado de manera holgada la gran mayoría de los partidos, sino que hubo varios en los que la pelota no quería entrar y allí es cuando más atenta tiene que estar la defensa para no sufrir los goles errados, en contra.

Con un Kevin Dawson muy seguro bajo los tres palos, dos laterales como Guillermo Varela y Lucas Hernández que tienen vocación defensiva, pero que van muy bien al ataque y dos zagueros como Fabricio Formiliano y Ramón Arias, que con su buen juego aéreo despejan pero también complican a las defensas rivales, Peñarol marcha por una senda positiva en este Torneo Clausura.

También hay que tener en cuenta que Leonardo Ramos tiene a su favor un recambio importante que, por ejemplo, le va a permitir no estar tan preocupado ante la falta del “Cachila” Arias que fue expulsado ante Fénix. El entrenador sabe que detrás está Yeferson Quintana, a quien ahora le toca ser suplente pero que sabe lo que es ser titular y que tuvo buenos rendimientos cuando jugó en el Torneo Apertura.

Precisamente, si uno analiza los seis primeros juegos del primer torneo corto del Campeonato Uruguayo 2017, se encuentra que Peñarol había recibido cuatro goles (dos de Fénix y dos de Rampla Juniors), los mismos que le convirtieron en la misma cantidad de partidos del Intermedio (Rampla Juniors, El Tanque Sisley, Plaza Colonia y Liverpool).

Lo positivo es que pudo acotar esa cifra a tan solo un gol en contra para el Clausura. El mismo fue el que le anotó Federico Martínez en el Campeón del Siglo en el triunfo aurinegro por 2-1 ante Liverpool.

Leonardo Ramos ha encontrado una línea final firme en la que se cimienta la racha positiva del aurinegro, una consecución de partidos que no lograba desde el Clausura de 2010 y que ahora buscará superar, con la defensa como pilar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados