LA DEFINICIÓN

"Quiero ganar para ser campeón con Defensor"

Cardacio: “Los dos equipos me dieron cariño y afecto”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los Matías. El “Bocha” que está sentido, junto a Cabrera. Foto: Ariel Colmegna

Llego bien, sí", aseguró Mathías Cardacio, que no se quiere perder el partido frente a Nacional por nada. "Es una final tremenda, juegan otras cosas y en esos partidos los jugadores siempre sacamos un plus", dijo.

"Hay una diferencia de dos puntos a favor de ellos, que pesa claro porque les sirven dos resultados, pero somos equipos similares, muy prácticos en su forma de jugar. Defensivamente muy sólidos y siempre con un golcito de ventaja frente al rival. Con campañas muy parecidas. Por eso creo que va a ser un gran partido, frente a un gran rival al que respetamos y que para mi gusto tiene el mejor plantel del medio; en calidad y en cantidad, pero hoy el fútbol es muy parejo y nosotros también estamos muy sólidos con un gran trabajo de Eduardo (Acevedo)", explicó Cardacio.

Y se refirió a las bajas que tiene su equipo. "Son dos jugadores que para nosotros son piezas fundamentales. El Coto (Correa) en la experiencia, en el ir arriba y en ese contagio, y Guillermo (De Los Santos) es de los mejores zagueros del fútbol uruguayo. Suplantarlos va a ser difícil, pero a veces es en momentos así en que se ven los equipos porque los demás jugadores tenemos que sacar un plus y tratar que no se note. Y hay que apoyar mucho a los jugadores que entren para que jueguen este partido —que no es cualquier partido— de la mejor manera".

Criado en Nacional e hincha del club, era imposible no hablar de lo que significa enfrentarlo. "Siempre es especial por el pasado de uno, por la familia, pero ese es el límite. Luego pesa lo profesional. Y además, yo ya me encariñé con Defensor Sporting. Hoy me debo a esta institución y no le puedo fallar a mis compañeros. No me puedo traicionar a mí ni a nadie. Está descontado. Y quiero ganar para ser campeón con Defensor".

Sus sensaciones son encontradas. "Nacional es un club que me inculcó mi familia. Es el equipo que me inició como jugador y como persona. Me enseñaron y me educaron, pero en otro momento en que necesitaba regresar a Uruguay fue Defensor que me abrió las puertas. Fueron momentos importantes y particulares de mi vida y los dos equipos me dieron afecto y cariño. Y le estoy agradecido a los dos. Siempre fui hincha de Nacional, pero hoy me siento muy bien acá".

La amistad: queda de lado.

"Hay amigos del otro lado, pero en la cancha queda de lado. Me pasó cuando jugué contra el Tuna (Fornaroli), que estaba en Danubio y es mi hermano", aseguró.

Perdido - Uno en 22 partidos.

"De 22 partidos perdimos uno solo, que fue frente a Plaza acá en el Franzini. Los números hablan por sí solos. Hemos hecho un buen trabajo, ese es el secreto".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados