conmebol

"Quiero un verdadero cambio para el fútbol sudamericano"

Wilmar Valdez, presidente de la Conmebol hasta las elecciones del 26 de enero, dijo pretende un cambio verdadero en el fútbol sudamericano y además, que no es fácil encontrar una salida en la elección del presidente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: EFE.

En una entrevista concedida al diario La Nación, Wilmar Valdez, presidente interino de la Conmebol, quedó a la espera de las elecciones que se realizarán el próximo 26 de enero y que restablecerán su institucionalidad democrática luego de 30 años. Este escribano y periodista deportivo de 50 años atiende la llamada de La Nación para evaluar la última reunión del fútbol sudamericano, en Asunción, y el futuro.

-Se restituye el orden democrático en la Conmebol luego de 30 años. ¿Qué le parece?

-Es muy importante que una institución pueda elegir sus autoridades mediante una elección democrática de sus diez miembros. Más allá de que el estatuto determinaba que yo asumiera la primera magistratura, me pareció sensato que las diez asociaciones eligieran si quieren un cambio serio y una reforma profunda, y, en ese caso, quién es la persona para llevar adelante ese proceso.

-En una entrevista reciente con La Nación aclaró que no pensaba ser presidente de la Conmebol, pero el nuevo contexto lo deja con posibilidades. ¿Cambiaron sus intenciones?

-La detención de [Juan Ángel] Napout me tomó por sorpresa. Desde ese momento hasta ahora, lo que traté de hacer fue asumir esta responsabilidad, por ser el único vicepresidente en ejercicio. Me fui a Asunción y convoqué un congreso de urgencia para definir el futuro. Tengo una idea clara de cómo deben ser las cosas y se las transmití a mis compañeros. Voy a ser candidato porque quiero un verdadero cambio para el fútbol sudamericano.

-A poco de cumplir un siglo, la Conmebol tiene la necesidad y oportunidad de una refundación. ¿Cuál es su opinión?

-Son las señales de que, según uno sea o no creyente, dice que las manda Dios o son las cosas de la vida. Sea o no elegido presidente el 26 de enero, la Conmebol será presidida a comienzos de año por un uruguayo como en 1916, cuando ocupó ese lugar Héctor Rivadavia Gómez. No es un dato menor y me llena de orgullo. Lo importante es buscar un espíritu verdadero que marque un antes y un después, luego de la situación límite que vivió el fútbol sudamericano. No podemos darnos el lujo de volver a errar. Los cambios no deben quedar en el ámbito discursivo y sí tienen que ser trasladados a los hechos. La idea es devolver a la dirigencia de nuestro continente al más alto nivel, en donde ahora no estamos.

-¿Asegura la gobernabilidad de la Conmebol hasta las elecciones?

-La institucionalidad está garantizada. La entidad seguirá funcionando hasta el 26 de enero gracias al apoyo de todas las federaciones que me permitirán conducir más allá de la crisis política que vivimos. El sorteo de la Copa Libertadores será el 22 de diciembre en una ceremonia austera y se continuará trabajando en la Copa Centenario, cuyo sorteo todavía no tiene fecha. Además, hacia fines de enero se disputará en Asunción la Copa Libertadores Sub 20.

-Anunciaron la contratación del especialista Daniel Elicetche. ¿Qué rol cumplirá?

-Fue oficializado como director independiente de la Comisión de Auditoría Interna y Cumplimiento, cuya tarea fundamental será realizar un control estricto de las operaciones económicas de la Conmebol tanto en sus formas como procedimientos. Elicetche ya venía trabajando en una etapa inicial que ahora hay que profundizar y me expresó que está dispuesto colaborar, siempre y cuando la Conmebol no se aleje del nuevo camino que inició.

-¿Cuál es su visión del proceso de elecciones que vive la AFA?

-Hay cosas que son normales, porque después de tantos años con Julio Grondona no es fácil encontrar una salida. Cuando alguien está tanto tiempo en el cargo y hace funcionar la institución de una determinada manera, en su ausencia pasan cosas que son lógicas. Aspiro a que rápidamente puedan resolver esta situación de forma democrática y se elija el sucesor, ya sea Segura o Tinelli.

-De no resolverse esa situación antes del 26 de enero, ¿cuál sería la representación de la AFA en la elección de la Conmebol?

-Los asesores legales de la Conmebol deberían analizar la situación y determinar cuál es la representatividad del fútbol argentino. La AFA debería informar a la Confederación Sudamericana su situación para que ésta pueda evaluar, pero no quiero entrar en terreno de las hipótesis. Espero que puedan encontrar una pronta definición a través de elecciones democráticas.

-¿Cómo es la relación actual con la Concacaf luego de los escándalos del FIFAgate, que alteró la institucionalidad de ambas entidades?

-Se viene trabajando muy bien con Concacaf, fundamentalmente en la organización de la Copa América del Centenario. No podemos informar mucho porque hay un convenio de confidencialidad, pero existe una expectativa enorme para ver a las selecciones sudamericanas, centroamericanas y norteamericanas en este gran torneo. Esto nos demuestra que las expectativas que genera el fútbol siguen intactas.

-¿Qué le parece la idea de una Asociación de Clubes de Sudamérica?

-Siempre y cuando haya un fin común y legítimo, bienvenida sea la iniciativa. Así como existen agremiaciones de jugadores y árbitros, me parece perfecto que los clubes se junten y den forma a todos aquellos temas que quieran plantear. La dirigencia de la Conmebol ha sido muy cerrada y mi idea es estar en contacto con todos los clubes y las federaciones para lograr un desarrollo del fútbol en América del Sur.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)