PEÑAROL

Marcelo Areco: “No queremos levantar paredes, queremos levantar copas”

A poco más de un mes para las elecciones, Marcelo Areco contó qué quiere cambiar en el club, cómo imagina la institución sin Damiani y sus deseos de que el aurinegro vuelva al básquetbol.

Foto: archivo El País.
Foto: archivo El País.

Además, el líder del Movimiento 2809 fue claro: “La Libertadores es el gran objetivo. Esta es una institución concebida para trascender internacionalmente. Su estructura, su hinchada, su historia, su presupuesto, todo está concebido para que trascienda internacionalmente. Ese objetivo hay que empezar a construirlo. El proyecto deportivo tiene que ser del club y no del técnico de turno, porque cuando el técnico se vaya no puede ser que se lleve su proyecto y se caiga toda la estructura”.

- ¿Qué balance hacés de la campaña?

- Es la cuarta elección en la que nos presentamos, por lo que tenemos una experiencia importante. Hay muchas cosas que están encaminadas en el Movimiento, muchas comisiones habituadas a trabajar y a estar en estas instancias. Por lo que entendemos que puede ser parte de la ventaja que hemos sacado en este tiempo, en el conocimiento y experiencia. Estamos con mucha gente todo el tiempo. La proactividad viene del socio. Te pongo el ejemplo de ahora: tuvimos reuniones con distintos socios, siempre diferentes, el lunes, el martes, hoy miércoles (ayer) y jueves (hoy) no porque hay Asamblea Representativa. Después seguimos el viernes, el lunes 30, el martes 31 y estamos anotando ya para el miércoles 1 de noviembre. Llega un momento que cuando vienen 40 socios, que es la capacidad de la sede, los anotamos y los pasamos al otro día. Entonces, de acá al martes vamos a estar en contacto con 200 socios nuevos.

- ¿De qué se hablan en esas reuniones? ¿Cómo los convencés de que son el mejor equipo?

- No los convencemos, lo que les tratamos de dar es por qué entendemos que el club está como está. Lo primero que tenemos que dar como dirigentes es un análisis. Qué es lo que vamos a hacer para solucionarlo y cuáles son los métodos que vamos a usar. Ahí es donde explicamos los puntos básicos: un club equilibrado económicamente, que no dependa de los préstamos de dirigentes, autosustentable y que trabajen los mejores. Eso es clave. En Peñarol no trabajan los mejores: los puestos se ocupan por conveniencia política. Una lista te apoya y vos le prometés un cargo. Otra lista te apoya y le prometés otro cargo. Entonces los cargos están rellenos por personas que necesariamente no son los mejores.

-¿Qué te piden los socios?

- Ganar y ser escuchados. Hoy se sienten alejados del club. Peñarol tiene un dueño y es el socio, no el dirigente. Al contrario: el dirigente tiene que estar a disposición del socio. Esos son dos reclamos básicos. Queremos un Peñarol que sea campeón de todo. Apuntamos a eso. No queremos levantar paredes, queremos levantar copas.

-¿Cuáles son los pilares de ese equipo?

- Isaac Alfie, Carlos Schersener, Juan Antonio Rodríguez, Mijael Lichtenstein, Gladys Ruglio, Daniel Fernández, Juan Susena, Mauricio Steiner, por nombrarte algunos, todos con experiencia en Consejo Directivo.

-Muchos de ellos fueron destacados por dirigentes de otros sectores.

- Claro… A Daniel Fernández se lo quiso llevar todo el mundo, a Carlos Schersener lo mismo. Todos saben que Isaac es el recontra número 1 en su materia. No es casualidad. Estuvimos siempre en la comisión fiscal porque fuimos la segunda fuerza, estuvimos en deportes menores, juveniles, en la comisión electoral, estuvimos en todos los lados del club… En el 2008 y en el 2011 le decíamos a la gente: vamos a trabajar, proponer y controlar. Le estábamos diciendo que no íbamos a ganar. Éramos conscientes de que teníamos una función en el club que era de control, pero hoy sí este equipo después de estar 10 años y trabajando y estudiando la manera de llevar a Peñarol, está pronto. Creo que los otros grupos ya lo perciben y por eso lo nombran.

-¿Le das relevancia a las encuestas?

- En las encuestas que se hacen por redes, por ejemplo, no sabés quién vota. Vota un menor de repente. En las encuestas que sí se han hecho para socios nos dan primeros.

-¿Crees que cambia el panorama ahora con la postulación de Jorge Barrera?

- No, porque ya sabíamos que se iba a presentar. Lo tuvimos claro siempre, incluso cuando dijo que no. Yo le aposté un almuerzo a Jorge con que se presentaba. Y me debe dos, porque cuando me dijo que no, me cobró el almuerzo (risas). Peñarol es muy grande como para estar 10 días de negro a blanco y de blanco a negro. O para decir que hoy dejo este técnico y mañana lo saco. Esos son los cambios de timón que queremos modificar. Ese es el modelo de conducción que no queremos. Si vos hace 30 o 40 días no tenías ninguna chance de presentarte a la elección, me imagino que no tenés nada preparado. Ahora está de moda la palabra ‘unidad’ y nosotros hicimos tres alianzas y los puestos en Peñarol no se reproducen. Hacer alianzas significa que hay gente que deja su lugar de lado para poner adelante al club. La unidad se demuestra con hechos y con hechos antes de las elecciones.

-Tu estado en WhatsApp dice: “La sexta no es un sueño, se puede”. ¿El club está en condiciones de pelear una Libertadores?

- Es el gran objetivo. Esta es una institución concebida para trascender internacionalmente. Su estructura, su hinchada, su historia, su presupuesto, todo está concebido para que trascienda internacionalmente. Ese objetivo hay que empezar a construirlo. El proyecto deportivo tiene que ser del club y no del técnico de turno, porque cuando el técnico se vaya no puede ser que se lleve su proyecto y se caiga toda la estructura. Hay que minimizar el impacto de la salida del técnico y seguir construyendo un gran proyecto deportivo al margen de que después se te vaya el entrenador, un lateral derecho o el médico.

-¿Qué cosas no cambiarías?

- El área de socios y marketing está bien, aunque todo es perfectible. El trabajo de los entrenadores de Formativas es muy bueno, cada uno con su respectivo mérito. Ahora, todo lo que tiene este club, todas sus áreas y todas sus estructuras, son para que salgas campeón. O sea que si no salís primero, todo es relativo. Si Peñarol es campeón nadie está mirando que se borraron 10 socios o que perdió la Cuarta. Todas estas cosas son importantes pero hay que alinearlas al gran objetivo: ser campeón.

-¿Cómo imaginás el próximo Peñarol sin Damiani?

- Imagino un Peñarol nuevo, distinto, llevado adelante por personas que entienden que hay que hacerlo de una manera distinta. Con mucho respeto y agradecimiento por lo que hizo el presidente, creemos que el club tiene que ir por otro camino. Nosotros evaluamos la gestión en base a los resultados. Los económicos y deportivos, no son buenos.

El sueño de volver a traer el básquetbol:

“El 2809 está muy vinculado al básquet. En 2012, me trajo el proyecto una persona muy cercana al Movimiento: Víctor Hugo Berardi. Él después arrimó al profe Mena y entre los dos, idearon esto. Después por razones de salud y que Víctor nos dejó, eso quedó en un pequeño impasse. Hace dos años se retomó por gente de básquetbol que manejan escuelitas de diferentes clubes como Germán Cortizas, Gonzalo Berreta, Gustavo Fernández, Diego Rivas y lo bajaron a tierra y construyeron una pirámide correcta para que Peñarol llegue al básquetbol. Un primer año de escuelita, segundo año con la categoría más bajas de Formativas y tercer año con las siguientes divisionales para aspirar un día llegar a Primera División. Los estatutos del club nos obligan a competir. Peñarol es Club Atlético Peñarol. Queremos ampliar la institución en todas las disciplinas. Lo que pasa es que el básquetbol es muy significativo. Después del fútbol es el deporte por excelencia”, explicó Areco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados