EN EL GPC

Quedó a un sorbo

Nacional venció a Atenas y puede ser campeón hoy mismo

Foto: Gerardo Pérez.
Foto: Gerardo Pérez.

Dos veces se dio el gusto de festejar Nacional el triunfo ante Atenas. Primero cuando ganaba 2-0 y el árbitro Christian Ferreyra marcó el final del partido y luego el 2-1, porque al tricolor le hicieron un gol con el partido terminado... o casi. Por eso más que por otra cosa se recordará este juego, en el que los protagonistas volvieron para disputar cinco minutos que el juez añadió y se olvidó de hacerlos jugar.

La cuestión fue que, en la cancha, la superioridad tricolor fue mucho mayor a lo que reflejó el marcador. Atenas hizo dos tiros al arco y uno fue gol, aprovechando un yerro de Guzmán Corujo (quiso peinar la pelota para el arquero Mejía y la dejó corta) para descontar. Y tiene que ver con todo lo que pasó, porque evidentemente los futbolistas tricolores, que ya habían celebrado la victoria en el “primer final”, no volvieron para jugar los cinco minutos restantes con la misma concentración.

La diferencia quedó muy corta. A nadie habría sorprendido que el tricolor se fuera ya al descanso ganando por tres goles. Sin embargo marchó al descanso solo 1-0 arriba producto del tanto que el “Mama” Arismendi (ayer como zaguero) marcó a los 42’. Mejía tuvo su primera intervención a los 58’ (luego de dos apagones) para taparle un mano a mano a Castellanos y la segunda fue para sacar el balón de la red.

Con el 4-2-3-1 ya clásico, el tricolor se adueñó del balón desde el inicio, aunque el comienzo a todo vapor se fue diluyendo. Con Barcia y Bueno como extremos, Sebastián Fernández por el medio y Bergessio como centrodelantero, el “Cacique” Medina puso un equipo muy veloz arriba para tratar de aprovechar la cancha rápida y mojada, tanto por la lluvia como por los regadores. Y lo hizo, pero hasta la aparición de Arismendi cuando ya se iba el primer tiempo para aprovechar una pelota sucia a la salida de un córner, careció de puntería o se encontró con el arquero Laforia, autor de dos grandes atajadas ante Bueno y otra soberbia a tiro libre de Sebastián Rodríguez.

Atenas se paró con un 4-3-2-1 que tuvo un gran objetivo: aguantar y aprovechar las subidas de los laterales rivales para explotar sus espaldas. Adolfo Barán mandó a rotar constantemente a los puntas, pero no sacó réditos de ello.

Con Barcia y “Seba” Fernández desnivelando en velocidad, Nacional selló el 2-0 con la aparición de Espino en el área, liquidó el partido y se fue a dormir con el sueño de celebrar el título hoy mismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º