COPA LIBERTADORES

Puso el pecho y repartió

“Él árbitro encontró una razón para expulsarme”, dijo Diego Lugano tras la eliminación del São Paulo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ídolo. Así recibieron a Lugano en su vuelta a San Pablo.

Atlético Nacional superó 2-1 a São Paulo (global 4-1) en Medellín el miércoles a última hora y, con polémica, clasificó a la final de la Copa Libertadores de América. Los "verdolagas" quedaron a un paso de conseguir su segunda corona y reeditar el título obtenido en 1989.

El árbitro chileno Patricio Polic fue uno de los grandes protagonistas de la noche. No sancionó un penal a favor del tricolor cuando se iba la primera parte y expulsó a dos futbolistas en el complemento. Uno de ellos fue en una confusión con otro futbolista. El otro, de manera inexplicable, fue Diego Lugano.

"No fue mala interpretación: él encontró una razón para expulsarme. Es imposible que haya interpretado tan mal algo como un vamo arriba", explicó la "Tota" que señaló que, aplaudiendo, trataba de arengar a sus compañeros tras el segundo tanto de los locales. "No lo estaba sobrando", añadió apenas salido del vestuario.

"Fue un partido en el que São Paulo salió a buscar la serie. Tuvimos nuestras oportunidades en un juego abierto, pero lamentablemente en los momentos clave del juego, al igual que en el Morumbí la semana pasada, nos vimos perjudicados. Podría haber sido una serie mucho más equilibrada", dijo el canario aunque recalcó que "Nacional es un excelente equipo".

Finalmente, y volviendo a las incidencias anteriormente mencionadas, agregó: "No es casualidad que cinco jugadas polémicas sean todas para un mismo lado".

Ayer en la tarde el conjunto paulista volvió a su país y fue recibido por una multitud que, a pesar de la eliminación, bancó al equipo del "Patón" Bauza por el esfuerzo realizado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)