EN BELVEDERE

Lo puso en el freezer

Nacional ganaba sin pasarla bien cuando apareció el granizo,

VEA LA FOTOGALERÍA: el granizo sobre Belvedere.   Fotos: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez

Nunca visto lo ocurrido en Belvedere. Y que no se tome como una crítica a la decisión tomada por el árbitro Gustavo Tejera, porque la suspensión del encuentro fue la decisión correcta. Todo comenzó con la caída de algunas piedras de hielo de un tamaño importante, pero en forma aislada. Sin embargo, de un momento a otro fue como si desde uno de los baldíos aledaños al estadio varios comenzaran a golpear pelotas de golf y dirigirlas a la cancha.

De ese tamaño fueron las piedras heladas que tapizaron el césped. Hubo algunos espectadores lastimados, porque la intensidad del granizo tomó a todo el mundo desprevenido, y el árbitro ordenó que los futbolistas se resguardaran debajo de los techos de los bancos de suplentes. Iban 58 minutos del partido que Nacional ganaba 1-0 sobre Liverpool y en un momento en que el negriazul parecía ir decididamente por el empate.

No hubo chance de reanudar el juego, porque el árbitro se tomó unos minutos para esperar a que amainara el granizo y cuando lo hizo, convocó a los capitanes y técnicos a un campo que estaba más blanco que verde. Con tanta piedra en la cancha no se podía jugar y si se esperaba a que se derritieran (que por cierto demoró bastante), había que tomarse al menos 15 minutos para que los protagonistas calentaran nuevamente antes de reanudar el juego. ¿El problema? La falta de luz, ya que Belvedere no tiene focos. Por lo tanto, no hubo otra que suspender.

Buen negocio para el tricolor, que en ese momento buscaba la manera de frenar a un Liverpool que, sin ser avasallante, amenazaba con empatar. No tan buen negocio fue para Alfonso Espino, que llegó al partido con cuatro amarillas y necesitaba la quinta en este juego para cumplir la sanción en la fecha libre ante El Tanque del próximo fin de semana. Sí lo hizo Christian Oliva.

Aun así, Espino tiene motivo para estar contento, pues fue con un zurdazo suyo que Nacional logró la ventaja en un hecho importante, porque fue en la primera llegada a fondo, la cual se produjo a los 19 minutos. Luego de aquel partido ante River Plate en el que generó una gran cantidad de situaciones de riesgo sin que ninguna se convirtiera en gol y después de la derrota 3-1 con Wanderers -en la que sin llegar tanto igual tuvo oportunidades desaprovechadas-, esta vez tuvo contundencia, porque con su primera estocada se puso 1-0 arriba.

Con una formación casi alternativa (Cotugno, Rolín, Sebastián Rodríguez y Barcia fueron titulares), pues el “Cacique” Medina cuidó a varios para el partido del martes ante San Lorenzo, no le fue fácil al tricolor imponer su juego, sobre todo ante un Liverpool ordenado en defensa, aunque falto de profundidad. Cuando tuvo la pelota la manejó mejor que su rival, pero al llegar al área todo el juego bien tejido se deshilachó. El negriazul fue al frente, jugó con tres puntas y generó llegadas, pero desperdició dos claras chances y ahora vaya a saber uno cuándo tendrá la posibilidad de seguir buscando el empate.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)