SELECCIÓN

Puro corazón

Repasá todo lo que dejó el empate ante Argentina. Lo bueno, lo malo y lo que se viene en las Eliminatorias.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Gerardo Pérez

La realidad es una sola: Uruguay sigue tercero, en zona de clasificación directa a la Copa del Mundo Rusia 2018, y depende de sí mismo para llegar a la justa mundialista. Tiene 26 goles a favor, y después de Brasil -líder absoluto de la Eliminatoria- es el equipo más goleador, con Edinson Cavani como máximo artillero de la clasificatoria. Datos. Números, que marcan un presente y que van más allá de lo que dejó el equipo en cancha.

La Celeste no perdió, sumó, y como escribió Godín en su cuenta de tuiter, hubo un “gran trabajo de todo el equipo, para seguir sumando y dependiendo de nosotros para lograr el objetivo”.

“Estamos mejor que antes de empezar el partido con Argentina porque tenemos un punto más. Seguimos dependiendo de nosotros, pero rompimos esa racha un poco perversa que tuvimos de tres partidos sin ganar. Quizás por no tomar precauciones como las que tuvimos hoy nos quedamos sin nada. Hay que valorarlo y pensar en el próximo partido ante Paraguay”, dijo Tabárez en su conferencia de prensa.

Uruguay volvió a tener luces y sombras. Y demostró -una vez más- que si hay algo que le sobra al equipo es corazón. Le falta fútbol, es cierto, pero marcha hacia Rusia 2018 pese a estar tres fechas consecutivas sin sumar un solo punto. El del jueves, fue más que valioso. Y más cuando se asoma en el horizonte Paraguay, un equipo que recuperó el amor propio.

“En Asunción vamos a hacer lo mismo que hacemos siempre tratar de limitar al rival, tratar de crearle problemas. Es un partido lindo para vivirlo como lo fue éste, Paraguay viene de ganar, se acercó a la zona de clasificación y va a ser duro”, analizó Tabárez

“Hasta ahora con este sistema de disputa es la mejor Eliminatoria que hemos tenido”, agregó el maestro. Y poco tiene que ver con los único siete pases que hizo Uruguay en los últimos 25 minutos ante Argentina. La realidad es otra.

Lo bueno:

- Uruguay sumó un punto después de tres derrotas consecutivas. Está tercero.

- Mejoró notoriamente su rendimiento defensivo ante un rival que tenía a varios delanteros temibles y a Messi, el mejor jugador del mundo. Mantuvo el cero en el arco. Venía de recibir 12 goles en cinco partidos.

- Hubo muy buenos rendimientos. El de Martín Cáceres, en el lateral derecho, el de Vecino, el “Tata” González y Nández en el mediocampo, y la clase de siempre de los dos delanteros: Suárez y Cavani, intratables.

- La recuperación de Luis Suárez de su lesión. No solo pudo estar ante los argentinos, sino que puede ser clave en Asunción.

- Argentina tuvo una posesión de pelota del 79,5% y Uruguay del 20,5%. Pese a esa diferencia abrumadora en el dominio del juego, Argentina hizo 10 remates al arco y Uruguay 8.

Lo malo:

- La generación de fútbol sigue en el debe. No hay quien maneje la pelota.

- Uruguay sigue siendo un equipo de respuesta, pero de escasa propuesta cuando tiene la pelota en su poder. Dista mucho de aquel que empezó con todo la Eliminatoria y creaba chances de gol.

- “Josema” y Godín volvieron a rendir, pero hubo falencias en la marca y contención en ambos laterales. A Cáceres “le ganaron la espalda” y Gastón Silva fue muy limitado con la pelota. Erró más de lo que acertó ante los albicelestes.

- Argentina hizo 708 pases y Uruguay 170. La Celeste padece la poca posesión y acierto en los pases. Poco.

- La sequía goleadora de Luis Suárez. El último gol del delantero uruguayo lo marcó el 11 de octubre de 2016 ante Colombia, en Barranquilla. Después de ahí, el máximo artillero no volvió a marcar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)