FÚTBOL URUGUAYO

Todo a pulmón: el resurgir de Miramar Misiones con el empuje de su gente

Con el futuro deportivo incierto, la nueva directiva apuesta a ordenar la casa y la primera decisión fue histórica: tiraron el muro perimetral de la cancha. 

Estadio Luis Méndez Piana. Foto: Leonardo Mainé.
Estadio Luis Méndez Piana. Foto: Leonardo Mainé.

Lidiar con un descenso no es algo lindo para un club deportivo, pero lidiar con problemas económicos e institucionales, menos. A Miramar Misiones se le cayó la estantería en todo sentido y en diciembre de 2019 el club empezó a resurgir.

Con 113 años de vida, un grupo de hinchas que ama los colores se puso la camiseta más que nunca, armó una directiva y primó la unión, algo que escaseaba en gestiones anteriores que llevaron al “cebrita” a sus peores crisis: sin dinero en caja, el Estadio Luis Méndez Piana cayéndose a pedazos y un equipo que en la cancha no paraba de cosechar malos resultados que terminaron decretando el descenso a la Segunda Amateur.

El martes 10 de diciembre se llevaron a cabo las elecciones que pintaron en cuerpo y alma la realidad del club. La urna era una caja de vinos y la foto recorrió el mundo como algo pintoresco del fútbol de ascenso.

Estadio Luis Méndez Piana. Foto: Leonardo Mainé.
El Estadio Luis Méndez Piana hoy en plena obra de reacondicionamiento. Foto: Leonardo Mainé.

Con lista única, Alfredo Ottonello -símbolo de la institución, hombre con 44 años de trabajo en el fútbol de las juveniles del club- fue electo presidente de Miramar Misiones.

Y la historia empezó a cambiar o, mejor dicho, a ponerse de a poco en su lugar. Gente joven, algunos veteranos y otros de más edad, todos unidos por y para Miramar Misiones. Deudas de todo tipo y carencias en la infraestructura marcaban el presente.

Pero hoy la realidad es otra. La gente del club demostró que no es necesario tener millones de dólares en el banco sino que con amor alcanza para hacer muchas cosas. Obviamente que la deuda del “cebrita” sigue siendo millonaria y aún no se sabe cuándo podrá volver a jugar.

Estadio Luis Méndez Piana. Foto: Leonardo Mainé.
Así luce el nuevo alambrado del Estadio Luis Méndez Piana. Foto: Leonardo Mainé.

El Méndez Piana, la cara más visible de Miramar Misiones, fue lo primero a lo que se le hincó el diente. El estadio estaba muy venido a menos. Prácticamente sin actividad, pastizales alrededor, la cancha en muy mal estado. Parecía un escenario abandonado, pero de a poco la flamante directiva empezó a moverse junto a mucha gente del club.

“Tenemos carencias de todo tipo. Un pasivo de más de un millón de dólares que no sabemos cómo vamos a bajar en este momento, pero la prioridad nuestra no es jugar en la Segunda Amateur; la prioridad es ordenar el club y presentar el equipo en juveniles. Ahí es donde apostamos a resurgir, porque si vos no sacás jugadores, es imposible competir”, le contó a Ovación Alfredo Ottonello, quien con 75 años está al frente de la directiva.

Y dentro de las acciones para poner la casa en orden, una recomendación de la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales fue quitar el muro perimetral que divide la cancha con la tribuna. Sin fondos económicos, pero con el empuje de un grupo de hinchas y socios, Miramar Misiones lo logró. Tiró el muro abajo y se colocó el alambrado. Además, se resembró la cancha, se limpiaron las tribunas y el próximo paso será mejorar los vestuarios y lugares comunes del estadio.

Estadio Luis Méndez Piana. Foto: Leonardo Mainé.
El césped del Méndez Piana mejora luego de haber estado en muy mal estado. Foto: Leonardo Mainé.

“De a poco vamos mejorando, con mucho apoyo de gente que realmente quiere al club el Méndez Piana tiene que volver a ser el de antes. Otro aspecto clave es que estamos tratando de ordenar el padrón social, empezar a cobrar de nuevo y hacer nuevos socios”, dijo.

Miramar Misiones se reinventó y quiere resurgir con el amor de su gente trabajando por un club histórico. Todo a pulmón.

OBRAS

La caída de un muro que era histórico 

El Estadio Luis Méndez Piana fue inaugurado en diciembre de 1958 y una de sus características había sido el muro que delimitaba la cancha con las tribunas. Pero en los últimos años eso se volvió peligroso para los jugadores y una de las primeras medidas que adoptó la nueva directiva fue sacarlo. “Lo hicimos con gente del club, esfuerzo y sacrificio. Lo logramos y nos tiene muy felices”, dijo Alfredo Ottonello.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados