NACIONAL

La pubalgia de Arismendi y la ida de Polenta

El volante entrena diferenciado y el zaguero, abrió la puerta de salida, todo en medio de la Copa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Ariel Colmegna.

El plantel tricolor sigue trabajando con miras al partido revancha con Botafogo del 10 de agosto en Río. Ese es el gran objetivo a corto plazo, y por eso se intenta concretar amistosos de nivel internacional para que el equipo no pierda rodaje.

El partido con Boca Juniors en Ciudad del Este ya está confirmado y el plantel viajará en chárter esta noche, sobre las 22, para enfrentar mañana a las 20 al xeneize.

Lasarte tiene que probar variantes, darle ritmo de competencia a sus futbolistas y probar a aquellos que están con alguna molestia, como Diego Arismendi, que arrastra una pubalgia y está en duda para jugar este fin de semana.

Al volante central del tricolor se lo reserva (y se lo cuida) para que llegue sin problemas el partido ante Botafogo en Rio, un encuentro clave para la continuidad del tricolor en la Copa Libertadores de América.

También se espera por un lateral, un tema que puede resolverse en los próximos días, pero que también preocupa porque el plantel no termina de cerrarse y el compromiso copero se acerca.

La realidad es esa. Sin fútbol, y a la espera de ese refuerzo que no llega.

Por otro lado, la situación económica del club (pagó parte de lo adeudado al plantel) es otro tema que genera distracciones de cara al partido de Copa.

Ayer, Diego Polenta abrió la puerta a una posible salida del tricolor. “Uno es consciente de la necesidad que tiene el club de vender jugadores. Por eso digo que están abiertas las puertas a irme” señaló el capitán en Sport 890.

“Hasta el 31 de agosto el periodo de pases está abierto más allá de esto, yo hoy pienso en Nacional, mi cabeza está metida en Nacional, pero es una posibilidad que no puedo descartar”, agregó el zaguero.

“Si Nacional está en esta situación económica no es por mi culpa. Yo firmé un contrato y hay que respetarlo”, indicó Polenta, uno de los referentes del plantel.

Días atrás, el grupo decidió no concentrar en el Hotel Regency debido a los adeudos que el club mantenía con los futbolistas, de todas formas, se siguió entrenando en doble turno en Los Céspedes.

Los futbolistas hicieron colectas para que los más jóvenes y de menores ingresos, pudieran tener dinero y pagar sus cuentas.

El objetivo en la Copa sigue siendo Botafogo, el equipo a vencer para seguir avanzando y poder generar mayores ingresos a las arcas del club.

Entre la pubalgia de Arismendi y la salida de Polenta, camina el tricolor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados