MUNDIAL 1950

Los protagonistas del Maracanazo

Solo 14 futbolistas uruguayos jugaron el Mundial de Brasil 1950 pero todo el plantel tuvo participación en la hazaña, algunos cumplieron largas carreras y otros se retiraron en silencio.

Maracaná
El gol de Ghiggia frente a Brasil que valió el segundo Mundial para Uruguay en 1950.

Qué no se ha dicho todavía de Maracaná? La epopeya celeste de 1950 fue tan grande que siempre quedan historias por contar. Solamente 14 futbolistas celestes jugaron aquel torneo, en una época en la cual no estaban autorizados los cambios durante los partidos. Los 11 del juego decisivo -no fue en sentido estricto la final- ante Brasil son los más mencionados en cada aniversario: Roque Máspoli (Peñarol), Matías González (Cerro), Eusebio Tejera (Nacional), Schubert Gambetta (Nacional), Obdulio Varela (Peñarol), Víctor Rodríguez Andrade (Central), Alcides Ghiggia (Peñarol), Julio Pérez (Nacional), Oscar Míguez (Peñarol), Juan Alberto Schiaffino (Peñarol) y Rubén Morán (Cerro).

El puntero izquierdo Ernesto Vidal (Peñarol) estuvo en todos los partidos salvo el último, por lesión. Era uruguayo naturalizado, pues nació en Trieste (Italia) y se crió en Argentina. Fue parte de la “Máquina” de 1949. Más tarde pasó a la Fiorentina y Pro Patria, de Italia. Otro aurinegro, el lateral Juan Carlos González, jugó los dos primeros y luego cedió su puesto a Gambetta. Hizo toda su carrera en el club mirasol. Aníbal Paz jugó ante Suecia. Uno de los más grandes arqueros, empezó en Liverpool, pasó a Bella Vista y alcanzó su mayor destaque en Nacional, con nueve títulos uruguayos, incluyendo un Quinquenio. Se retiró en Racing.

Hubo entonces ocho hombres que no alcanzaron a jugar. Los zagueros suplentes eran William Martínez (Rampla Juniors) y Héctor Vilches (Cerro). Martínez tuvo luego larga carrera e incluso fue titular en Suiza ‘54 y suplente en Chile ‘62. Empezó en inferiores de Nacional, pasó a Racing, se consagró en Rampla y en 1956 pasó a Peñarol, con cuyos colores fue campeón de América y del Mundo. Vilches solo defendió a Cerro, aunque es recordado por su capacidad para actuar en varios puestos.

Washington Ortuño (Peñarol) era el half izquierdo suplente. Su carrera duró poco más, ya que en 1951 se fracturó una pierna y no pudo volver a jugar.

Rodolfo Pini (Nacional) actuaba como eje medio. Integrante de una familia vinculada al club tricolor, fue uno de los protagonistas del Quinquenio de oro. En 1951 pasó a Rampla, donde se retiró en 1952. Carlos Romero fue el suplente de Julio Pérez: hizo toda su carrera en Danubio, donde fue ídolo, y estuvo en la Selección hasta 1956. También de Danubio era el entreala ofensivo Juan Burgueño, quien en 1949 llegó a la Franja y entre 1955 y 1960 defendió a Peñarol.

El suplente de Ghiggia era Julio César Britos, de Peñarol. En 1953 pasó al Real Madrid. Dos años después regresó al país para defender a Nacional, lo cual provocó impacto entonces. Después jugó por Danubio y Racing. Luis Alberto Rijo era centrodelantero o entreala en Central, su único club en Montevideo, pues luego se fue al fútbol de Durazno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º