MUNDIAL 2022

Los progresos de Catar, el anfitrión

Con un equipo joven, un técnico español y una enorme academia detrás, es el nuevo campeón de Asia tras una campaña impecable ante un clima hostil.

Foto: AFP
Foto: AFP

El nombre de Catar, en fútbol, hasta hace pocos días estaba vinculado exclusivamente a la controvertida organización de la Copa del Mundo 2022. Sin embargo, hoy su seleccionado es el campeón de Asia, será uno de los participantes en la Copa América 2018 y ha protagonizado esta semana uno de los ascensos más vertiginosos en el ranking de la FIFA, saltando 38 puestos hasta colocarse 55°.

El pasado 1° de febrero se consagró campeón de la Copa Asiática, por primera vez en su historia, al derrotar en la final a Japón 3-1 en el estadio Jeque Zayed de Abu Dhabi.

Además, ganó todos los partidos que disputó en el torneo: 2-0 a Líbano, 6-0 a Corea del Norte, 2-0 a Arabia Saudita, 1-0 a Irak en octavos de final, 1-0 a Corea del Sur en cuartos, 4-0 al anfitrión Emiratos Árabes Unidos en la semifinal y 3-1 a Japón en la final. Todo eso contra un ambiente hostil por razones políticas. Durante la semifinal con Emiratos, los cataríes fueron silbados, insultados y hasta recibieron una lluvia de zapatos, un agravio especialmente duro en Medio Oriente. Incluso Emiratos no permitió la llegada de hinchas cataríes al certamen.

“Sólido en defensa y rápido como un rayo en el contraataque, Catar es digno ganador de la Copa de Asia”, comentó el enviado del diario londinense The Guardian. El delantero Almoez Ali fue el goleador de la Copa, con nueve tantos.

Foto: AFP
Foto: AFP

Y queda otra etapa para el crecimiento del equipo: en la próxima Copa América de Brasil, Catar integrará el grupo B junto a Argentina, Colombia y Paraguay.

Esta sorpresiva aparición del equipo anfitrión del próximo Mundial representa la enésima demostración de cómo todos trabajan para superarse en el competitivo mundo de la pelota. Detrás del éxito catarí se encuentra la Academia Aspire, un centro de alto rendimiento creado en 2004 por el gobierno del estado árabe para la promoción de la actividad deportiva. Sus instalaciones, sobre 250 hectáreas, pueden albergar 13 competencias de diferentes deportes al mismo tiempo. Una “incubadora de oro” para cracks, según se la definió.

La academia obtuvo su primer espaldarazo en 2014, cuando el seleccionado catarí sub 20, integrado únicamente por alumnos de Aspire, ganó el torneo asiático de la categoría en Myanmar. Después, el equipo quedó tercero en el torneo continental sub 23 en 2018.

Para foguear a sus jugadores en el fútbol europeo, la academia compró dos clubes: Cultural Leonesa, de la segunda división “B” de España (por allí pasó el goleador Almoez Ali), y el KAS Eupen, de Bélgica.

En los partidos decisivos de la reciente Copa Asiática, siete egresados de Aspire estuvieron en la cancha. Y el técnico del seleccionado, el español Félix Sánchez Bas, forma parte del staff de la academia desde 2006. Todos los principales puestos en la sección de fútbol están en manos de españoles.

Foto: AFP
Foto: AFP

DEBUT. Catar debutará en la fase final de un mundial justo como anfitrión. La historia de su fútbol es breve: los primeros en practicarlo fueron trabajadores ingleses de empresas petroleras, cuando el país era un protectorado británico, allá por 1948. La federación se fundó en 1960 y recién en 1970 se organizó su seleccionado. Sus mayores triunfos fueron las dos copas del Golfo conquistadas en 1992 y 2004. Y estuvo cerca de clasificarse para el Mundial de Francia 1998: le alcanzaba un empate en el último partido ante Arabia Saudita, pero perdió.

En el repaso de esta trayectoria hay dos nombres uruguayos. Jorge Fossati fue el entrenador del equipo en dos períodos. En agosto de 2007 inició su trabajo y logró clasificar a Catar hasta la cuarta y última rueda de la eliminatoria asiática rumbo a Sudáfrica 2010. Dejó el cargo un año después debido a una cirugía que debió realizase.

En mayo de 2015 asumió Daniel Carreño, que inició las eliminatorias para el Mundial 2018. Aunque tenía contrato hasta 2019, dejó el cargo en septiembre de 2016.

Volvió entonces Fossati pero renunció en junio de 2017, cuando todavía peleaba por un lugar en Rusia, por discrepancias con la federación local sobre la posibilidad de citar extranjeros nacionalizados. Fossati insistía en la necesidad de convocarlos, debido a la escasa cantidad de futbolistas nativos de calidad. El tiempo parece haberle dado a la razón, pues en el plantel campeón de Asia hay seis extranjeros nacionalizados.

Foto: AFP
Foto: AFP

En lugar del uruguayo asumió Sánchez Bas, formado como técnico en las inferiores de Barcelona. Y en aquel momento adelantó:

“Es un país con muy poca población y por lo tanto muy limitado. Si no tienes cantidad, es muy difícil encontrar el talento. Tenemos equipo para competir contra los más poderosos pero será complicado. El jugador catarí no es el más fuerte del mundo, pero tiene talento y es rápido. Buscaremos estar ordenados y ser protagonistas con el balón. Estamos capacitados para adaptarnos a contextos en los que no podamos llevar la iniciativa”.

No todo es tan ordenado. Pese a los triunfos, algunos dirigentes cataríes parecen sufrir miedo escénico ante los exigentes compromisos que esperan en la Copa América de Brasil y el Mundial en su casa. Por eso corre el rumor de que el francés Zinedine Zidane sería el reemplazante de Sánchez.

“Estamos enfocados en nuestro trabajo y disfrutando de este momento histórico”, dijo el profesional español cuando se le preguntó si quería entrenar al equipo en la Copa del Mundo. “Faltan tres años para 2022 y esto es fútbol. Ni siquiera sabemos qué va a pasar en tres semanas”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)