EN EL PALADINO

Progreso hizo escuela frente a Racing

Luego del empate de Plaza Colonia trepó en el Clausura y además, por ahora, ocupa un lugar en la Copa Libertadores.

Alexander Rosso
El festejo de Alexander Rosso luego de marcar el 1-0 para Progreso. Foto: Fernando Ponzetto

Claro está que deberá esperar lo que suceda esta tarde con Liverpool, pero mientras tanto Progreso disfruta de haber alcanzado el cuarto puesto en la Tabla Anual con el triunfo por 2-1 ante Racing jugando en el Paladino.

Una victoria negriazul les hará bajar un escalón a los de Rocco, aunque mantienen viva la ilusión de disputar el máximo certamen continental de clubes y si siguen jugando como lo hizo en los primeros 45’ perfectamente pueden alcanzar el objetivo.

Una vez más con un Agustín González inspirado, un Rodrigo Viega habilidoso en ataque, la experiencia de Mathías Riquero y la velocidad de Alexander Rosso, el Gaucho del Pantanoso pasó por arriba a Racing en un primer tiempo donde la visita había comenzado un poco mejor.

Fue precisamente entre González y Viega que fabricaron la jugada que terminó en centro del “Tato” y el toque corto de Rosso para mandarla a guardar y poner el 1-0 local.

Progreso se floreaba en su campo, le salía todo bien y eso empezó a impacientar tanto a los jugadores como a los hinchas de Racing desde la tribuna, que se molestaban con el desconcierto de su equipo en el Paladino.

El buen momento de Progreso terminó dando sus frutos para los de Rocco, porque en una nueva jugada colectiva llegó el segundo tanto. Esta vez fue por derecha y fue Riquero quien ejecutó el centro para Agustín González, que remató de cabeza para que la pelota se estrellara en el horizontal, aunque Leandro Sosa entró para tocar con el arco libre y así poner el 2-0 que le daba justicia a lo que se veía en el campo.

Eso sí, todo lo bien que hizo Progreso en el primer tiempo lo perdió en el complemento. Tal vez el resultado a favor, tal vez la presión de Racing o el cansancio acumulado llevó a que el Gaucho se replegara y que así el cervecero se hiciera dueño de la pelota y encontrara méritos para descontar.

Nicolás Sosa, con un cabezazo potente y bien direccionado, venció a Nicola Pérez para así ilusionar a los hinchas visitantes, entre los que se encontraba Alexis Viera, que se fueron masticando bronca porque el tanto del empate nunca llegó.

Con ciertas dudas sobre el final, pero con los tres puntos ganados. Así se marchó el plantel de Progreso del Paladino, sabiendo que hasta hoy, al menos, duerme en zona de Copa Libertadores. Los de Rocco se ilusionan y tienen motivos y elementos para hacerlo y ante Racing, en su casa, hizo escuela.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)