PROGRESO

Progreso no aprovechó la oportunidad, pero en La Teja valoran otras cosas

"Claro que no me voy conforme, pero sí orgulloso de los jugadores, que dejaron el alma en la cancha. No está todo perdido”, dijo el técnico de los gauchos, Leonel Rocco.

Palo
Palo. El cabezazo de Zeballos no pudo entrar. Fue una de las posibilidades de Progreso en el primer tiempo: Foto: Gerardo Pérez. 

Un presidente que se sube a un muro para cortar las ramas de los árboles y no deja nada librado al azar antes de recibir a uno de los grandes en su casa. Fabián Canobbio.

Un reconocido cantante que está en Montevideo y cuando le preguntan por el clásico Peñarol-Nacional, responde: “¿Y qué dicen de Progreso, el corazón de La Teja?”. Joan Manuel Serrat.

Unos hinchas que se van del Paladino agitando sus banderas, a pesar de que el equipo de sus amores acaba de empatar con Peñarol y prácticamente resignar toda chance de conseguir el título del Torneo Clausura.

Todo eso es Progreso, un equipo que hace dos años jugaba en Segunda y luchaba por volver a Primera. Y que el año pasado quedó afuera de la clasificación a las copas internacionales por un punto, lo que este año consiguió a cinco fechas del final.

Un equipo con una gran barriada que lo acompañó a todos lados durante toda la temporada. Una hinchada que está orgullosa de lo que han hecho Leonel Rocco y sus jugadores, aunque ayer dejaran pasar una gran oportunidad. “Esta es la mejor campaña de Progreso desde 1989 y la gente lo reconoce. El hincha está conforme y valora lo que hicimos”, dijo el técnico tras el juego.

Hinchas
Hinchas. La familia de Mathías Riquero llega al Paladino. Foto: Gerardo Pérez.

“Los partidos se ganan con goles. Tanto contra Cerro Largo como hoy merecimos mucho más, pero no pudimos convertir. Tuvimos varias posibilidades y Thiago Cardozo tuvo magníficas atajadas. Claro que no me voy conforme, pero sí orgulloso de los jugadores, que dejaron el alma en la cancha”, agregó el técnico explicando así una de las razones por las que su equipo no pudo vencer a Peñarol y se alejó del Clausura.

El partido estuvo muy bien planificado por Rocco, que mandó escalonar a Pellistri. Taparon a los laterales aurinegros con sus puntas y a Canobbio y Pellistri con sus laterales. Y Gonzalo Andrada cortó constantemente las diagonales que tiraron los carboneros. Pero no alcanzó.

A pesar de que esta vez Rocco hizo una charla diferente, para que sus futbolistas no cargaran con una mochila muy pesada como la que quizás el propio entrenador les hizo llevar frente a Cerro Largo, como él mismo reconoció. “Hoy no nos desesperamos y pudimos mantener el orden durante casi todo el partido, pero no pudimos concretar”, afirmó el técnico, quien destacó a su vez el trabajo del arquero Nicola Pérez, una de las figuras de su equipo.

“Ahora viene Defensor y nosotros vamos a pelear por un cupo en la Libertadores. No está todo perdido, la ilusión sigue y la tarea fue cumplida con creces”, culminó Rocco.

Las diferencias entre Progreso y Peñarol son grandes, aunque no se notaron en la cancha. Los gauchos no pueden concentrar ni hacer doble horario. Es que el presidente Fabián Canobbio priorizó el pago de los sueldos. El mismo que se sube a un muro a cortar los árboles para poder jugar en casa ante un grande.

De local

En el Paladino

. Después de haberse hecho fuertes en el Paladino ganando ocho partidos como locales, los gauchos perdieron dos (Nacional y Cerro Largo) y ayer igualaron con Peñarol.
Peñarol llegaba con muchas bajas al partido de la víspera, y Progreso con todo el plantel a la orden, pero no lo pudo aprovechar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)