TEMPORADA 2020

Profesionalismo y disciplina: una de las condiciones de Diego Forlán en Peñarol

Un código de conducta para el plantel que prevea sanciones a quienes lo incumplan y el apoyo del consejo directivo en su aplicación es un requerimiento del futuro DT.

Diego Forlán
Diego Forlán. Foto: Francisco Flores

Diego Forlán se prepara para ser nombrado este viernes mediodía técnico de Peñarol para la temporada 2020. Hay consenso en el consejo directivo para respaldar la iniciativa del presidente Jorge Barrera. Ante el inminente nombramiento de "Cachavacha", algunos actores cercanos a la institución comenzaron a revelar algunos detalles.

Víctor Bedrossian, presidente del futsal aurinegro, posteó en su cuenta de Twitter que una de las condiciones que puso Forlán para hacerse cargo del plantel principal es que el consejo directivo apoye "la disciplina a aplicar" a través de sanciones (que podrían ser económicas o deportivas) para aquellos que incumplan las normas del profesionalismo.

"Todo el mundo sabe que Diego es superprofesional. Lo ha demostrado a lo largo de su carrera y lo ha transmitido también a quienes han sido sus compañeros, por lo que no tengo dudas que la exigencia va a ser máxima", había dicho a Ovación en una conversación informal alguien que conoce muy bien a Forlán.

Por lo tanto, el posteo de Bedrossian es una muestra más de que no habrá lugar para la indisciplina en el plantel aurinegro. Esto tiene mucho que ver con lo que fue la temporada que terminó recientemente, sobre todo en el segundo semestre.

Cuando los resultados dejaron de acompañar a Peñarol, se comenzó a hablar de que en el plantel habían ciertas licencias. Esto no significa que futbolistas aurinegros no se cuidaran y salieran por la noche, pero sí se manejó que algunos integrantes del plantel habían pedido (y conseguido) que no se los pesara todos los días y que no se les pusiera los GPS que miden los recorridos durante los entrenamientos y los partidos.

Nada de esto fue confirmado por el club, sino todo lo contrario. Se negó. No obstante, a fin de ponerse a cubierto de que estas cosas pudieran llegar a pasar, Forlán solicitó (siempre según Bedrossian) que haya un código de conducta y sanciones previstas para quienes no lo cumplan.

En definitiva, no es otra cosa que aplicar los estándares de trabajo y profesionalidad que se utilizan desde hace muchos años en Europa y de los que Forlán conoce muy bien por haber sido futbolista de elite, elegido Mejor Jugador del Mundial Sudáfrica 2010 y ser dos veces Bota de Oro de Europa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados