ARGENTINA

El profe es sensación

Marcelo Tulbovitz llama la atención con sus arengas.

Foto: La Nación/GDA.
Foto: La Nación/GDA.

Marcelo Tulbovitz tiene un apodo poco original: le dicen Profe. Es un preparador físico uruguayo que supo trabajar con Marcelo Gallardo en la primera experiencia del “Muñeco” como entrenador en Nacional. Tiene 56 años y un recorrido bastante amplio en el fútbol, ya que trabajó en diez clubes uruguayos, en las Selecciones de Costa Rica y de El Salvador y en la Universidad de Chile, entre otros clubes y representativos nacionales. Convocado por Gallardo, desde enero se sumó al staff técnico de River junto a Diego Gamalero, otro preparador físico, y su presencia no pasa desapercibida, ni en los entrenamientos ni los días de partido. Su vozarrón y su costado motivador suelen llamar la atención, y La Nación fue testigo directo de sus particulares arengas en la previa del debut de River en la Copa Libertadores en Río de Janeiro, donde igualó 2 a 2 ante Flamengo.

“Guerra para marcar y magia para jugar. De acá nos tenemos que ir con los tres puntitos, gente. ¡Dale, Dale!”, comenzó a azuzar a Ponzio, Maidana y compañía mientras el plantel se movía en el campo de juego del Nilton Santos, también conocido como Engenhao, el estadio del Botafogo.

“¡Vamos, muchachos, vamos que este escudo es demasiado grande!”, se le escuchó vociferar en otro momento, como para estimular a un plantel que llegó al debut copero golpeado por una muy mala campaña en la Superliga y con flojos rendimientos futbolísticos.

“Hay que tener personalidad con la bocha (por la pelota). ¡Vamos con todo!”, exclamó Tulbovitz, quien en la temporada 2011/2012 formó parte del cuerpo técnico de Gallardo que ganó el campeonato uruguayo con Nacional.

“Está lindo para irnos de acá con los tres puntos, ¡la c... de su madre!”, gritó, soez, en otro momento de la entrada en calor del plantel. Y también soltó una frase de alguna manera también vinculada con el juego: “¡Si hace falta reventar una pelota y sacarla del estadio, no hay que tener vergüenza. Vamos a jugar bien concentrados!”.

Clave I:

Sus frases suelen despertar aplausos de algunos jugadores, que por lo general están metidos en los trabajos y lo escuchan en silencio.

Clave II:

Es un profe motivador al que le gusta pronunciar arengas creativas o curiosas, según cómo se las mire. Y su presencia, no pasa desapercibida para nadie.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)